Enemigo silencioso

Colesterol

0 840
EN CHILE, EL 35% DE LA POBLACIÓN ADULTA TIENE COLESTEROL ALTO, Y UN TERCIO DE LAS PERSONAS PRESENTA ESTA CONDICIÓN POR FACTORES AMBIENTALES COMO LA ALIMENTACIÓN. POR ELLO, LOS ESPECIALISTAS LLAMAN A ESTAR SIEMPRE ATENTOS A LOS NIVELES QUE PRESENTA NUESTRO ORGANISMO.

El colesterol forma parte de todas las células y es indispensable para su crecimiento y multiplicación. No podríamos vivir sin colesterol, ya que de éste se forman las hormonas, las vitaminas y las secreciones digestivas. Sin embargo, en la población infantil los índices son alarmantes. En nuestro país alrededor de 10% de los niños y adolescentes tiene el colesterol alto y, entre los menores obesos, esta cifra se acerca a 25%.

Pero insistimos. En su justa medida, la presencia de colesterol es necesaria, pues es lo que ayuda a transportar la grasa a través de los vasos sanguíneos. ¿Dónde se forma? En el hígado, el resto proviene de la dieta de cada persona.

Siempre que nos hacemos un examen para ver nuestro colesterol aparecen nomenclaturas como éstas: LDL y HDL. Pues bien, el LDL es el llamado “colesterol malo” ya que es el que se va pegando en las arterias, mientras que el HDL es el “colesterol bueno”, pues rescata los trozos adheridos de LDL y los devuelve al hígado.

Sin síntomas

Especialistas advierten que cualquier persona puede tener el colesterol alto y que ésta es una enfermedad asintomática. Es decir, no produce síntomas, por lo que se convierte en una patología silenciosa, constituyendo un riesgo para el corazón.

Otro aspecto que se debe tener en cuenta es que el colesterol es hereditario, lo que significa que si una persona presenta un alto índice, lo más recomendable es que sus hijos se controlen. Si no lo hace, el riesgo es alto, pues si sus niveles en la sangre exceden los rangos normales, se comienza a depositar en las arterias, con lo cual se hace candidato seguro a sufrir  infartos al corazón o cerebrales. En todo caso, que se tapen las arterias toma un tiempo, por lo que es posible evitarlo.

Si usted ya tiene colesterol alto, seguramente su médico le indicó que, en la mayoría de los casos, el tratamiento se  basa en la dieta y el ejercicio.

Tratamiento

Hay que restringir la grasa animal saturada (queso, carne, embutidos, mantequilla, leche entera, interiores, erizos, crustáceos, camarones, langostinos, etc.) y aumentar la alimentación rica en vegetales, pescados y lácteos descremados.

Si no se logra bajar el colesterol o los niveles son muy altos, se usan fármacos. Cuando el médico toma la decisión farmacológica, es para siempre.

No olvidar

  • El cigarro disminuye el “colesterol bueno”; el deporte lo aumenta.
  • Las mujeres en etapa premenopáusica tienen el “colesterol bueno” alto ya que, los estrógenos se elevan. Después de la menopausia esa protección se pierde.
  • No se mida en cuanto las frutas y vegetales. No contienen colesterol y tienen muchos nutrientes como antioxidantes.

Alimentos permitidos

  • Pescados de mar
  • Aceites crudos
  • Semillas de lino, sésamo y girasol
  • Germen de trigo
  • Porotos de soya
  • Frutas secas (nueces, almendra, maní)
  • Frutas deshidratadas
  • Avena arrollada y salvado de avena
  • Centeno
  • Pulpas de hortalizas y frutas
  • Palta
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.