Eliminar grasas sin dolor ni tratamientos invasivos

Con radiofrecuencia tripolar y ultracavitación, más sencillo y menos complejo.

0 599
TRATAMIENTO, TAMBIÉN CONOCIDO COMO “LIPOSUCCIÓN SIN CIRUGÍA”, SE REALIZA MEDIANTE LA APLICACIÓN DE ULTRASONIDOS DE ALTA POTENCIA Y RADIOFRECUENCIA.

Cuando se acerca el verano y la piel se vuelve una parte del cuerpo a la que prestamos tanta atención, la radiofrecuencia tripolar más ultracavitación surge como la vanguardia en terapias para adelgazar, eliminar grasa y celulitis sin esfuerzo, una real alternativa a la liposucción que se establece como una nueva tecnología revolucionaria no invasiva que elimina la grasa y la celulitis. Este proceso se realiza mediante la aplicación de ultrasonidos de alta potencia y radiofrecuencia, que genera un campo eléctrico que calienta profundamente la piel y el tejido graso subcutáneo, lo que favorece el drenaje linfático y permite disminuir los líquidos y toxinas donde están los adipositos del tejido afectado por celulitis.

Por otra parte, el ultrasonido y las radiofrecuencias producen efectos mecánicos, químicos y térmicos que logran que la grasa se licue y elimine por la orina con facilidad y sin molestias para la persona que recibe el tratamiento.

Cómo funciona

Las células se encuentran rodeadas por un tejido denominado matriz extra celular (MEC), cuya principal proteína es el colágeno. Esta tecnología actúa calentando el tejido de la piel, y así aumenta el metabolismo y la actividad química. Las fibras de colágeno se contraen, y al apretar la piel crean un efecto inmediato de tonificación. Al mismo tiempo se acelera la producción de colágeno y sus depósitos se regeneran, lo que otorga un efecto de larga duración.

La cavitación es un fenómeno físico donde los ultrasonidos actúan sobre líquidos, lo que provoca microburbujas de vacío de gran tamaño. Las ondas ultrasónicas producidas convergen en el área de tratamiento y se acumulan en un punto, produciendo el efecto de vacilación, donde se rompen las membranas celulares de los adipositos, permitiendo la liberación del contenido de éstos (triglicéridos), grasas que se metabolizan para ser evacuadas por vía linfática y eliminadas por la orina.

Las sesiones, disponibles en el Centro de Estética Balma son realizadas por kinesiólogos, tienen una duración aproximada de una hora y 30 minutos en las que se combinan termoterapia con calor infrarrojo, cavitación y drenaje linfático.De ser necesario se utiliza como apoyo al tratamiento sesiones de electroestimulación para lograr mayor tonificación muscular. La técnica es sencilla: se aplica el cabezal de un equipo directamente sobre la piel, donde previamente se colocó un gel conductor para la aplicación de ultracavitación, luego de lo cual se recomienda una sesión de radiofrecuencia tripolar, que favorece el drenaje y la firmeza de la piel.

Este tratamiento ataca específicamente las siempre difíciles zonas donde se acumula la grasa, como abdomen, rodillas y brazos con resultados inmediatos y visibles desde la primera sesión. Entre ellos, mejora la calidad de la piel y reduce la celulitis y las adiposidades del abdomen, glúteos y piernas, beneficiando la turgencia de la piel.

La acción tripolar logra que el tratamiento tenga su efecto simultáneo en todas las capas de la piel. Es totalmente seguro, y lo realizan los profesionales del centro. Ya desde la primera sesión se puede apreciar un cambio, ya que el resultado es casi inmediato y eso provoca entusiasmo. Por eso, esta tecnología va a ser muy bien aprovechada no sólo como tratamiento completo, sino en forma de lifting sin cirugía, por ejemplo, para hacer antes de una fiesta o casamiento. Se puede hacer incluso el mismo día, ya que al finalizar la sesión no se presenta ningún tipo de irritación, hinchazón o enrojecimiento.

Recomendaciones y contraindicaciones

 Para la realización de esta técnica, hay una serie de consejos para hacerlo de la mejor forma, así como contraindicaciones para hacer de esta terapia un tratamiento del todo seguro.

Recomendaciones

  • Beber 2 litros de agua al menos con una hora de antelación en cada sesión.
  • Realizar una sesión a la semana.
  • Ingerir mucho líquido después de cada sesión; al menos 2,5 litros al día.
  • Previo al procedimiento de ultracavitación y frecuencia tripolar, es necesario aplicar termoterapia. Luego del procedimiento, realizar drenaje linfático.

Contraindicaciones

  • Técnica no recomendable para personas con daño renal, hígado graso, hipertensión y mujeres embarazadas.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.