Ansiedad y depresión en el embarazo y crianza: 44% de las chilenas presentó síntomas depresivos incluso seis meses después del parto

0 357
EL TABÚ DE LA SALUD MENTAL MATERNA ES REAL, Y POR DESGRACIA, ES UNA REALIDAD DE LA QUE NO SE HABLA, AFIRMA LA PSICÓLOGA DE NUEVA CLÍNICA CORDILLERA, XIMENA GONZÁLEZ. DESDE LA IDEA DE CONCEBIR UN HIJO, EL EMBARAZO Y LUEGO LA CRIANZA, SON ETAPAS QUE, CON LA LLEGADA DE LA PANDEMIA, HAN PROVOCADO TRASTORNOS AGRAVADOS PARA LAS MUJERES, TALES COMO LA ANSIEDAD Y LA DEPRESIÓN. EN EL MARCO DEL DÍA DE LA MADRE, ¿CÓMO PODEMOS MEJORAR ESTA SITUACIÓN?

De acuerdo a la investigación Salud Mental en madres en el período perinatal, publicada en la Revista Chilena de Pediatría, realizada por investigadoras de la Universidad del Desarrollo, durante el embarazo, el 44,3% de las mujeres reportaron síntomas de ansiedad, lo que se mantuvo a los seis meses postparto (41,3%).

En relación a la depresión, 13,9% y 20,9% de las mujeres presentaron sintomatología depresiva durante el tercer trimestre del embarazo y a los seis meses postparto, respectivamente.

Lo cierto es que ser madre primeriza o volver a repetir dicho proceso, no es fácil, la salud mental se ve comprometida y muchas veces, el entorno, lo desconoce. Está comprobado que las mujeres que reciben más apoyo, especialmente de sus parejas o de su red de apoyo, presentan menos sintomatología que aquellas mamás que reportan estar menos apoyadas.

Es así que Ximena González, psicóloga de Nueva Clínica Cordillera, explica cómo impacta la ansiedad desde el punto de vista fisiológico y psicológico. “Las hormonas cambian para tener un sistema de alerta mayor a la motivación y demanda del bebé, a la motivación y el reforzamiento, a la motivación como la etapa de enamoramiento de la guagua. Entonces, existe una concentración alta en oxitocina que nosotros le llamamos la hormona del amor. Sin embargo, también genera mucha ansiedad. ¿Por qué? Porque también está el componente psicológico entre mi yo real versus mi yo ideal, en lo que va a ocurrir”.

“Lo primero es la auto contención o la regulación emocional, o sea que nosotros la tengamos como auto control, y la contención familiar y el sistema de redes que pueda tener una embarazada. Para que la mujer pueda contener a su guagua es sumamente importante que ella también sea contenida, sea querida y cuidada. Cuando esto no ocurre, el embarazo, la crianza, la maternidad se ve de una manera sumamente patriarcal, es decir, desde la obligación, desde la responsabilidad y no desde el placer de la crianza”, agrega.

Y claro, la pandemia también a agravó o gatilló estos trastornos mentales. Otro estudio realizado para conocer la situación de las mamás antes y después de la llegada del COVID-19, reveló que el 16% de las encuestadas tuvo depresión antes de quedar embarazada, mientras que un 18% tuvo ansiedad. Las cifras van en alza cuando se consulta sobre lo que paso después: 23% indicó tener o haber tenido depresión postparto y 64% trastorno de ansiedad. Y un 9% de quienes fueron diagnosticadas, no recibieron tratamiento.

Los estudios buscan sensibilizar y visibilizar a la opinión pública respecto a la importancia de la salud mental de las madres, sobre todo, en el marco del Día de la Madre.

“El tabú de la salud mental materna es sumamente fuerte porque no se habla. La soledad suele ser más castigadora. La salud mental a veces también requiere un apoyo farmacológico importante, un antidepresivo, un ansiolítico, ya que cuenta con bastantes estresores, sobre todo cuando tiene varios hijos o cuando sus variables son socioeconómica, sociales, emocionales”, explica Ximena González.

Entre los desafíos para las gestantes y madres está el cómo apoyar el proceso de contención emocional. Al respecto, la psicóloga de Nueva Clínica Cordillera recomienda “principalmente el hablar con otras madres, el tomar conciencia sobre nuestra historia familiar, qué es lo que se espera y qué es lo que espero yo, ser totalmente consciente de cuál va a ser y cuál es mi posicionamiento. No hay mamás perfectas, hay que dejar de idealizar la maternidad. Muchas veces para esto se necesita deconstruir todo lo que nosotros tenemos y sabemos, para volver a armar nuestras propias ideas, nuestro propio modelo de crianza”.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

16 − cuatro =