“Esto no es otra medicina, la medicina es una sola”

Doctor Sergio Vaisman, forjador de la Homotoxicología en Chile

1 1.590
RECONOCIDO PEDIATRA, NEONATÓLOGO Y DIRECTOR MÉDICO DEL LABORATORIO HEEL, DIO UN VUELCO A SU LABOR PROFESIONAL CON UN PROFUNDO ACERCAMIENTO, ESTUDIO Y APLICACIÓN DE ESTE TIPO DE MEDICINA BIOLÓGICA, QUE POSTULA EL EQUILIBRIO CORPORAL Y VIDA SANA COMO BASE PARA LA MEJORÍA DE DISTINTAS PATOLOGÍAS. UN IMPORTANTE VIAJE PERSONAL, QUE LO TIENE MUY SATISFECHO Y QUE QUIERE DIFUNDIR EN CADA ESPACIO QUE LOGRE ABRIR.

El largo camino recorrido por el doctor Sergio Vaisman Weinstein en la medicina se inicia en la Universidad de Chile, donde se formó como médico pediatra. Inquieto siempre por profundizar sus conocimientos, desde los albores de su carrera médica realiza estudios en el exterior, para luego seguir por más de 30 años como neonatólogo y pediatra general, cuyo ejercicio profesional lo llevó a los más reputados centros médicos del país, como el Departamento de Pediatría de Clínica Las Condes, donde se desempeñó como jefe de la Unidad de Neonatología por 13 años.

Pero este camino, lleno de reconocimientos, logros, investigación y publicaciones -Que incluso lo llevaron a ser profesor asociado de Pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile- comenzó a observar nuevos horizontes a fines de 2002, cuando este apasionado de la salud infantil realiza un diplomado impartido por la Academia Internacional de Homotoxicología.

“Por las cosas de la vida, hace nueve años se me cruza un diplomado en Chile acerca de la Homotoxicología, que no había escuchado nunca ni sabía de qué se trataba, con profesores colombianos. La vez que llegué me pasaron dos cosas: no le creí nada al médico colombiano, pero lo que fue peor es que no entendí nada, por lo que me cuestioné yo mismo. Fui en la segunda oportunidad, estudié antes y comencé a entender que hay base científica en todo esto”, dijo Vaisman, haciendo un poco de memoria con sus primeras aproximaciones al mundo de la Homotoxicología.

Un hombre de ciencia como él, poco a poco se fue encantando con una mirada biológica de la medicina, ligada íntimamente a la naturaleza del ser humano, que considera al individuo como entidad global desde el punto de vista físico, psíquico, social y ambiental, lo que permite concretar una mirada holística del paciente, “aunque esto no es otra medicina, ya que la medicina es una sola. Creo que el deber de un doctor es mejorar a su paciente con el menor daño colateral posible. Ese es el buen doctor”.

Homotoxicología

La Homotoxicología es una de las áreas de la medicina biológica a las que pertenecen, entre otras, la homeopatía.

“Cuando llevaba más de 30 años en la medicina y era muy exitoso, dejé de lado mi consulta. Me pregunté si realmente había sanado a los niños que atendí por todos esos años, y uno llega a la conclusión que hay un grupo de pacientes con ciertas patologías que sí son sanados, pero hay otro grupo de pacientes que no se cura, sino que lo que hace el doctor es aliviarlo”, dijo Vaisman, convencido que esta medicina biológica, que poco a poco gana terreno en distintos ámbitos, vino para quedarse y encierra beneficios que son mirados con distancia por la comunidad médica tradicional, pero refrendados por pacientes tratados con este tipo de medicamentos.

La Homotoxicología se inicia a mediados del siglo XX con el médico alemán Hans Heinrich Reckeweg. Postuló que la enfermedad es un conjunto de reacciones del organismo (por ejemplo vómitos, diarrea o fiebre) frente a homotoxinas (sustancias que alteran el equilibrio del organismo humano) tanto exógenas (como los virus, contaminación, colorantes, metales pesados o pesticidas) y endógenas, como la  bilirrubina, que de no ser controlada en un recién nacido que presenta ictericia puede tener diversas consecuencias, como daño neuronal o incluso la muerte.

Para Vaisman, pilares de la Homotoxicología son tres: el drenaje, la desintoxicación y la mejoría de los órganos dañados, lo que se aplica a cada paciente en particular, porque como dice el reconocido médico, “este tipo de medicina trata enfermos, no enfermedades, como lo hace la medicina tradicional”.

Aceptación

Los años de experiencia y una reputación indiscutible en el gremio médico le otorgan a Sergio Vaisman una lucidez única para describir un hecho irrefutable: a la medicina tradicional le cuesta aceptar este tipo de alternativas. Desconocimiento, conservadurismo y temor al cambio se mezclan en una postura lejana.

“El concepto que tenemos los doctores ante este tipo de medicinas es que son cosas mágicas o un perfecto placebo. Tenemos ciertos dogmas que hay que cumplir, como estudio, investigación, experimentación y aplicación, luego de lo cual damos curso a una serie de actividades que no nos intentamos cuestionar más allá”, agrega el galeno.

Para Vaisman, la medicina chilena es muy “occidental” y tiene una gran influencia norteamericana, por lo que existe un tránsito permanente de especialistas norteamericanos o viajes de médicos locales hacia allá, “lo que nos deja muy tranquilos ya que estamos haciendo lo que la Academia Americana de Pediatría hace pensando que es la vanguardia en este tema.” Finalmente, asegura este experto, los doctores no se preocupan por estar o no aliviando a los pacientes, ya que están haciendo lo que la “mejor” medicina del mundo promulga. “Y yo estaba insatisfecho por lo que estaba haciendo y pensaba que tenía que haber otros caminos”.

“Yo creo que ésto -explica el pediatra- va a tener un lugar importante dentro de 5 o 10 años más, pero no significa que la Homotoxicología va a ser lo único”. Los espacios poco a poco comienzan a abrirse, reconoce este médico. Él mismo empezó hace cinco años a dar conferencias, cada vez con mayor audiencia y receptividad.

Tipologías de aplicación

Según el doctor Vaisman, prácticamente en todo tipo de patologías y de pacientes es posible iniciar tratamientos ligados a esta medicina biológica. Eso sí, hace especial mención a que los valores de la vida sana son esenciales para lograr el tan ansiado equilibrio integral del organismo, lo que ocurre a cualquier edad. “A esto sumamos el uso de medicamentos que son fabricados en base a productos naturales, básicamente de origen vegetal y animal”.

“Es muy importante la calidad de vida que posean las personas. Esto significa respirar aire puro; comer sano; tener funcionando bien los órganos responsables de eliminar las toxinas de nuestro organismo, como el hígado, riñón, pulmones e intestinos, porque aquí juega un rol fundamental el sistema linfático; respetar las horas de sueño; y el manejo del estrés”, aseguró este médico, que ha dedicado los últimos años a profundizar sus estudios de este tipo de tratamientos.

Para Vaisman, entender las bases científicas de este tipo de medicina se transformó en una tarea central en la génesis de su acercamiento a la Homotoxicología. Pero este proceso se profundizó a medida que fue aplicando gradualmente sus nuevos conocimientos a los niños de su consulta.

Comenzó, de esta forma, un registro de todos los pacientes tratados con medicamentos antihomotóxicos, casos que llevó al primer Congreso de Medicina Biológica. De esos 195 pacientes, tratados por distintas patologías y en diferentes edades, mejoró el 82 % de los pacientes, mientras ninguno de ellos presentó efectos colaterales con la medicación. Este fuerte respaldo empírico fue un verdadero aliciente y le abrió el camino a incrementar la aplicación de esta medicación a otro tipo de patologías, que la medicina alopática manejaba sin mejoría en los resultados, como rinitis crónica, sinusitis recurrente, otitis media recidivante, crisis asmática severa, estitiquez persistente y cólicos del lactante, entre otras.

1 comentario
  1. Gabriel dice

    Notable Entrevista, como esa antigua película de Gurdief: «Encuentros con Hombres Notables».
    Creo que el Dr Sergio Waisman, siempre fue un pionero en materias relacionadas con la salud y ,por qué no, estar ocupado en traer más salud, bienestar y Felicidad a las personas que están atrapadas en las enfermedades que existen en el mundo de hoy. A veces pensamos que la felicidad viene en paquetes de regalos, y hermosas citas de colores. Pues, no es así, olvidamos que la felicidad se esconde detrás de «las pequeñas cosas» que trae la vida como ir detrás de los sueños y defender ,como lo ha realizado el Doctor Waisman, en el ámbito de la medicina, e iluminar nuevos caminos, para nuestro país con el aporte de la Homotoxicología.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.