La importancia de mejorar hábitos alimenticios e implementar colaciones saludables.

0 1.486
EN KÍNDER, 22,1% DE LOS NIÑOS Y NIÑAS PADECE OBESIDAD Y 26,7% DE SOBREPESO MIENTRAS QUE, EN PRIMERO BÁSICO, 23,9% SUFRE OBESIDAD Y 26,4% DE SOBREPESO. LA NUTRICIONISTA DE NUEVA CLÍNICA CORDILLERA, CAMILA SEMBLER, APUNTA A LA IMPORTANCIA DE ENTENDER EL ETIQUETADO NUTRICIONAL Y REGULAR PORCIONES PARA MEJORAR LA CALIDAD DE LAS COLACIONES. TAMBIÉN ENTREGA RECOMENDACIONES.

En 2010, el resultado de un estudio realizado por el Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (Inta) de la Universidad de Chile, publicado en la Revista Chilena de Nutrición, revelaba que el 59% de los escolares encuestados –de 10 a 13 años- compraba la totalidad o parte de su colación en el quiosco de su colegio.

El objetivo del estudio era conocer más respecto a sus conductas alimentarias y se constató que el 30% de los niños y niñas consumía exclusivamente colaciones que llevaba desde su casa, mientras que un 29% combinaba alimentos llevados desde su hogar con otros comprados en el establecimiento. Después de una década, ¿estas conductas han mejorado? ¿ha existido una evolución positiva respecto a la composición de las colaciones escolares?

Según Camila Sembler, nutricionista de Nueva Clínica Cordillera, “sí, hoy en día con la presencia de los sellos de advertencia en el etiquetado nutricional, la industria alimentaria se ha visto en la necesidad de ir mejorado los ingredientes de los alimentos y ha ido regulando las porciones, para que éstos sean más saludables y apetecibles por los niños y padres”.

Aun así, los padres siguen cometiendo ciertos errores al momento de buscar opciones de colaciones saludables. “Muchas veces prefieren enviar alimentos envasados a los niños, por su facilidad en mantener estos alimentos en la mochila sin que se deterioren, alimentos con alto contenido de grasas, sodio y conservantes, o compran colaciones sin sellos, que no necesariamente son ‘saludables’ y no leen el etiquetado de los alimentos, por lo que no verifican que estos sean sin azúcares, bajos en grasas o con calorías reducidas”, explica.

Y es que las cifras del estudio “Chile Saludable: Oportunidades y Desafíos de Innovación para Colaciones Escolares Saludables”, publicado en 2018 por Fundación Chile, los niños tienen una mayor prevalencia de obesidad que las niñas en todos los niveles, sin embargo, las niñas tienen mayor prevalencia de sobrepeso en Kínder, primero básico y primero medio. En Kínder, el 22,1% padece obesidad y 26,7% de sobrepeso mientras que, en primero básico, el 23,9% sufre obesidad y 26,4% sobrepeso.

 

Una colación nutritiva

Para Sembler, es fundamental enviar colaciones según el estado nutricional de cada niño o niña. Y es que el número de meriendas y su volumen dependerá de sus horarios y gasto energético, según sexo, edad, peso y talla. Una colación debe aportar entre el 10% y el 15% de las calorías totales al día.

“Las colaciones son pequeños alimentos que podemos consumir entre comidas para no tener horarios de ayunos tan extensos, como complemento a las comidas principales, lo ideal es que sean sin azúcar, bajas en grasas, y que contengan entre 100-200 kcal por porción. Debemos preferir frutas, lácteos bajos en grasas, frutos secos, verduras, huevo o sándwich con agregado como palta, jamón de pavo, entre otros”, señala la especialista.

Porciones de fruta, bastones de verduras, frutos secos, cereales sin azúcar y/o integrales, huevo, yogurt o leche baja en grasa o preparaciones hechas en casa como brownies, queque de zanahoria o cocadas saludables o galletas saludables, que contengan ingredientes como avena, plátano, cacao amargo en polvo, harina integral, entre otros, son opciones de colaciones saludables.

La nutricionista de Nueva Clínica Cordillera recomienda asesorarse con un profesional para saber el estado nutricional del niño, ya que de eso depende el cuál y cuántas colaciones podría necesitar. Los principales tips que entrega son:

 

  • Preferir colaciones con alimentos no procesados, como fruta, verduras, huevo, compota de fruta sin azúcar o preparaciones hechas en casa.
  • Para ser nombrada como colación saludable, esta no debe contener más allá de 100 a 200 kcal por porción.
  • En el caso de enviar una colación lista para el consumo (jugo en cajita, compota de fruta envasada, galletas de arroz, etc.), leer siempre el etiquetado nutricional, preferir las que en su envase indiquen “sin azúcar añadida” “bajo en grasa” “bajo en sodio”.

 

“La educación alimentaria es de vital importancia para que un niño crezca sano y sin enfermedades, y no presente obesidad o desnutrición. En Chile, tenemos un porcentaje de niños con exceso de peso muy alta, por lo que es importante que los padres se eduquen y eduquen a sus niños en este tema. En la consulta, destaco siempre cómo los niños, si se les enseña de pequeños, aprenden muy fácil sobre alimentación saludable y son capaces de distinguir entre los alimentos sanos y los ‘negativos’ para su salud, por lo que les recomiendo a los padres acercarse siempre a un profesional nutricionista de manera temprana”, concluye.

La recomendación es realizar chequeos de rutina o los exámenes preventivos pertinentes para detectar posibles problemas de salud en niños y niñas.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.