La salud del corazón está en nuestras manos

Álvaro Zápico, cirujano cardiovascular y Mario Yáñez Hidalgo, cardiólogo.

0 1.847

“LOS RESULTADOS DE LA ENCUESTA NACIONAL DE SALUD (2009-2010) INDICAN QUE EN NUESTRO PAÍS NO LE DAMOS REAL IMPORTANCIA AL CUIDADO DE CORAZÓN. ESTE NEGATIVO PANORAMA SE REFLEJA CLARAMENTE EN EL CRECIMIENTO DEL SEDENTARISMO Y  DE LA OBESIDAD INFANTIL; EN EL AUMENTO DEL TABAQUISMO Y EN EL ALZA DE PROBLEMAS CARDIACOS, EN MUJERES PRINCIPALMENTE. SI BIEN TODOS  ESTOS FACTORES DE RIESGO SON POTENCIALMENTE MODIFICABLES, CON CAMBIOS EN EL ESTILO DE VIDA, LA POBLACIÓN CHILENA AÚN NO TOMA CONSCIENCIA DE LAS GRAVES SECUELAS QUE TRAEN LAS PATOLOGÍAS CORONARIAS”, AFIRMA EL CIRUJANO CARDIOVASCULAR ÁLVARO ZAPICO.

Por su parte el cardiólogo Mario Yáñez Hidalgo, destaca que “la consulta tardía, es uno de los principales motivos que impiden disminuir las cifras de mortalidad por alteraciones cardiovasculares, ya que no se hace el diagnóstico a tiempo”.

“El problema no es por falta de información, ya que todos conocen las causas de este mal, de hecho todos los años existen campañas para difundir  la importancia de proteger este esencial núcleo de nuestro cuerpo. Pero, probablemente por un tema cultural, la gente no lleva a la práctica los consejos y advertencias”, agrega el doctor Yáñez.

En la siguiente entrevista ambos médicos integrantes del equipo médico del Hospital Naval de Viña del Mar, explican por qué y cómo cuidar este importante órgano muscular.

¿Por qué es  importante cuidar nuestro corazón?

Es necesario cuidar el sistema cardiovascular por dos motivos principales. Primero, porque es la principal causa de mortalidad en la población adulta de nuestro país. Y segundo, porque es responsable de un porcentaje importante  de morbilidad, es decir  complicaciones que limitan tener una buena calidad de vida. Después de un infarto, los pacientes pueden morir o quedar con vida, pero sin la capacidad de hacer una vida normal y plena. Algunas de las posibles secuelas son: Mucho cansancio, fatiga, dolores frecuentes, limitaciones neurológicas, entre otras.

¿Cuáles son los factores de riesgo para este órgano? 

Existen factores de riesgos modificables y no modificables. Las personas deben poner especial atención en los modificables, ya que se puede intervenir en ellos. De éstos los más importantes son: El tabaquismo, la obesidad, el sedentarismo, la diabetes, la hipertensión y el colesterol alto. En cuanto a los no modificables, se refieren a causas genéticas, la edad y el sexo, ya que los hombres tienen más riesgos que las mujeres.

¿Cuáles son los síntomas que indican problemas cardiovasculares? ¿Cuándo debemos consultar  a un médico?

Es fundamental consultar previamente y no esperar que pasen dos o tres días con las molestias. Principalmente, cuando hay un fuerte e inexplicado dolor en el  pecho, que se mantenga por más de 10  minutos, es necesario ir a urgencias, ya que podría ser indicador de un infarto. Es importante destacar que la consulta tardía es uno de los principales motivos que no han permitido disminuir las cifras de mortalidad por patologías cardiacas.

También existen malestares, que pueden ser síntomas de otras alteraciones que afectan a este órgano, por ejemplo las palpitaciones, arritmia, mucho cansancio o fatiga.

¿Cuáles son las  enfermedades cardiovasculares con mayor prevalencia en nuestro país?

La prevalencia de la hipertensión arterial en Chile, para la población general adulta, es de un 26,9%. Esta alteración es conocida mundialmente como el “asesino silencioso”, ya que sólo da síntomas cuando se presenta alguna complicación o está en una etapa muy avanzada.

El infarto agudo al miocardio, a nivel mundial, sigue siendo la principal causa de muerte, sobre todo en países occidentales. Sólo en Chile se producen más de 11.900 infartos anuales. Esta insuficiencia cardíaca se origina cuando en las arterias aparecen placas de colesterol y van estrechando su diámetro. Si éstas se rompen, se produce una herida dentro del vaso que promueve la formación de un coágulo. Este último puede tapar la arteria, impidiendo que el flujo sanguíneo llegue al corazón, lo que provoca el infarto.

¿Actualmente, son cada vez más jóvenes las personas que padecen enfermedades coronarias?

Según la Encuesta Nacional de Salud, aplicada entre el 2009 y el 2010, ha crecido la cantidad de  pacientes jóvenes que sufren patologías cardiovasculares. Probablemente, estas cifras negativas están asociadas a los cambios en el estilo de vida moderno, por ejemplo, por la mala alimentación,  el tabaquismo y el consumo de drogas. Además, esta investigación demuestra que cada vez son más las mujeres que padecen enfermedades coronarias, debido a que en ellas los síntomas se manifiestan con menor claridad que en el hombre, por lo que es más difícil detectarlas y causan mayor muerte e incapacidad.

¿Cómo podemos proteger y cuidar  nuestro corazón?

Es fundamental cuidar este órgano desde la niñez, adoptando un estilo de vida saludable:

  • Alimentación equilibrada: En cuanto a la nutrición, para proteger a nuestro corazón, debe ser rica  en verduras, frutas y  cereales. Por otro el contrario, debe ser  pobre en sal, sodio y colesterol. Aunque no es excluyente ningún alimento, es recomendable tener una  dieta balanceada y apropiada, de acuerdo a los problemas de salud que tenga cada persona. Por ejemplo, si el paciente es hipertenso, debe consumir menos sal o  si es diabético, debe evitar los hidratos de carbono.
  • Mantenerse activo: El corazón es un músculo, por lo que necesita ejercitarse. La actividad física regular: Mejora la circulación sanguínea en todo tu cuerpo; las arterias logran una mayor  dilatación; se regulan los niveles de colesterol y de triglicéridos en la sangre, y la presión arterial disminuye. La indicación actual son 150 minutos a la semana de ejercicio aeróbico, de intensidad moderada.
  • No al estrés y la ansiedad: Es recomendable llevar una vida tranquila y evitar estrés laboral.
  • No fumar: El tabaco reduce la cantidad de oxígeno en la sangre; estrecha y endurece la capa interna de las arterias, y causa que la presión arterial aumente. Además, es el causante de reducir los niveles de colesterol bueno (HDL) en la sangre y de aumentar los niveles del malo (LDL) y de los triglicéridos. Un cigarrillo diario es suficiente para aumentar el riesgo de ataque cardiaco o cerebral.
  • Cuidado con el alcohol y las drogas: Al mezclarse con la sangre, afectan el funcionamiento del corazón y otros órganos del cuerpo.
  • Diagnóstico a tiempo: Se estima que la mitad de las personas que fallecen repentinamente, por insuficiencias cardiacas, no sabía de su problema. Por lo tanto, es fundamental que los mayores de 30 años, se realicen un chequeo médico, una vez al año, para medir sus niveles de colesterol, de azúcar y presión arterial. Esto es aún más importante si el paciente tiene factores de riesgo.
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.