Murta chilena, un regalo desde el sur

El revolucionario uso cosmético de este fruto.

0 600
DESDE TIEMPOS REMOTOS HABÍAMOS CONOCIDO A ESTE FRUTO CARACTERÍSTICO DEL SUR DE CHILE SÓLO EN SU ROL GASTRONÓMICO, DELEITÁNDONOS EN LOS EXQUISITOS KUCHEN, MERMELADAS, DULCES Y EN EL POPULAR ‘MURTADO’ LICOR DE ESPECIAL SABOR. SIN EMBARGO, POCO Y NADA SE CONOCÍA DE SUS INCREÍBLES PROPIEDADES ANTIOXIDANTES Y DEL ÁCIDO ASIÁTICO QUE POSEE EN GRAN CANTIDAD, PRINCIPAL AGENTE COMBATIVO CONTRA LA MOLESTA CELULITIS.

Exquisitamente perfumada y de dulce sabor, la murta es un fruto pequeño, carnoso, y de color rojizo y lo más importante de todo: 100% chilena. Como tal, hasta hace muy poco, había permanecido explorada sólo por el mundo gastronómico, sobre todo por los colonos alemanes del sur quienes son reconocidos por sus preparaciones inigualables. Incluso desde mucho antes, los mapuches recolectaban sus hojas para hacer infusiones, seguramente reconociendo en ellas sus acciones antiflamatorias. Todo eso hasta que el mundo científico nacional realizó diversos estudios que comprobaron sus interesantes propiedades. De ahí  a que se ampliara su uso a la cosmética sólo era cosa de tiempo.

¿Pero qué hace tan especial a la murta? Pues bien, gracias a que posee ácido oleanólico y ácido ursólico, es un perfecto antiinflamatorio y analgésico. A esto hay que sumarle sus características antioxidantes gracias a su alto contenido de taninos, polifenoles y terpenos, de hecho es el doble de antioxidante que el vino, lo que nos promete un stop al desgaste de las células, retardando el envejecimiento. Y si eso es poco, tiene un altísimo contenido en ácido asiático, incluso más que la mismísima centella asiática, lo que significa que nos ayuda a luchar contra la celulitis, pero también estimula la producción de colágeno, es cicatrizante, y regula la circulación sanguínea.

Sin duda es un fruto que está recién abriéndose a todos sus potenciales usos a nivel mundial. Sin embargo, es importante preocuparnos de ésta y otras especies endémicas que en Chile no se han patentado y que a futuro puede traernos complicaciones en los aspectos legales de su uso. Ya en Australia existe un instituto de biotecnología que ha logrado desarrollar un ecotipo de la especie, patentándola con el nombre de “Tassieberry”, a partir de 3 plantas llevadas a Tasmania por un chef  que la propagó obteniendo 300 plantas, y que se hizo de gran fama preparando un helado reconocido en todo Oceanía.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.