Nieve y sol, una combinación peligrosa

Cómo proteger los ojos de los rayos UV.

0 105
LA NIEVE REFLECTA EL 80% DE LOS RAYOS UV Y A MEDIDA QUE AUMENTA LA ALTITUD, TAMBIÉN  AUMENTA LA RADIACIÓN SOLAR, EN TORNO AL 10% CADA 1000 METROS. EN PALABRAS SIMPLES, LA NIEVE ACTÚA COMO UN ESPEJO Y SUMADO A LA ALTURA, EL IMPACTO DE LA RADIACIÓN UV ES MUCHO MAYOR, PUDIENDO GENERAR DAÑOS INCLUSO IRREVERSIBLES EN LA VISIÓN.

Las bajas temperaturas y las lluvias que se registraron los últimos días, más el pronóstico soleado para los próximos, son una combinación perfecta para los fanáticos de la nieve. Para un día de ski es imprescindible protegerse de la radiación ultravioleta (UV); proteger los ojos es tan importante como llevar el equipamiento adecuado, ya que si esta penetra en ellos puede causar daños inmediatos e incluso a largo plazo en la vista.

La nieve reflecta el 80% de los rayos UV y a medida que aumenta la altitud, también  aumenta la radiación solar, en torno al 10% cada 1000 metros. En palabras simples, la nieve actúa como un espejo y sumado a la altura, el impacto de la radiación UV es mucho mayor, pudiendo generar daños incluso irreversibles en la visión.

Matías Schomburgk, CEO de ZEISS VISION CENTER Alto Las Condes, comenta que “es de suma importancia el uso de gafas o antiparras con protección UV certificada hasta un rango de 400 nm del espectro de luz. En la nieve, incluso los días nublados son potencialmente perjudiciales para la visión ya que el efecto de reflexión de la radiación UV es constante y puede causar enfermedades oculares desde fotoqueratitis hasta cáncer en el ojo y sus tejidos circundantes”.

En este marco, ZEISS VISION CENTER, entrega algunos puntos a considerar para disfrutar la nieve y evitar que la visión se vea perjudicada:

  • Lentes adecuados: usar siempre lentes certificados que brinden protección total, con bloqueo UV hasta los 400 nm. Si además son polarizados se reduce el reflejo del sol, lo que entrega mayor comodidad y seguridad en la montaña.
  • Forma del lente: idealmente estos deben ser lo más cerrado posible (tipo antiparra) para evitar reflejos laterales, además se deben ocupar en todo momento, independiente si hay sol o está nublado.
  • Niños: Los niños menores de 6 años son aún más sensibles a los rayos UV por lo que también deben usar anteojos adecuados siempre.
  • Lentes con receta: En el caso de personas con miopía, hipermetropía, astigmatismo por ejemplo, se pueden utilizar lentes de sol graduados, lentes transparentes fotosensibles con protección UV o bien lentes de contacto combinados con lentes con filtro UV.
  • Proteger la zona de la cara: utilizar gorros y cubre rostros, sirve para frenar los reflejos de los rayos del sol que llegan directamente al rostro.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.