Ojos protegidos y vacaciones perfectas: consejos para cuidar tus ojos del agua en el verano.

0 6.661
DURANTE LAS VACACIONES, LAS PERSONAS TIENDEN A BAÑARSE EN EL MAR, LAGOS, RÍOS O PISCINAS, CONTEXTO DENTRO DEL CUAL ES IMPORTANTE CUIDAR LOS OJOS LOS OJOS PARA QUE LOS MERECIDOS DÍAS DE DESCANSO NO SE TRANSFORMEN EN UN PROBLEMA DE SALUD OCULAR.

Sí bien para muchos vacacionar es sinónimo de agua y sol, es necesario tomar ciertas precauciones, para lo cual el Doctor Eusebio García, Director Médico de Clínica Oftalmológica Providencia, COP, entrega algunas recomendaciones.


Cómo disfrutar del mar sin complicaciones

Aunque ir a la playa es un placer para muchos, es importante tener presente que el agua salada del mar puede contener bacterias, virus o parásitos que podrían causar infecciones o irritación en los ojos si entran en contacto con ellos. Además, el alto contenido de sal puede deshidratar los ojos y causar incomodidad o picazón. Por ello:

-Cuando estés nadando, trata de evitar que el agua salada entre en contacto directo con tus ojos. Luego de bañarte, enjuágalos con agua dulce.

-Si eres propenso a tener irritaciones oculares, considera usar gafas de natación para proteger tus ojos del agua salada y los elementos irritantes como la arena.

-En caso de sentir picazón o irritación en los ojos, evita frotarlos, ya que esto puede dañarlos. En su lugar, parpadea varias veces o lávalos suavemente con agua dulce.

-Usar gafas de sol con protección lateral o un sombrero te puede ayudar a proteger tus ojos del viento mientras te bañas.

-Si pasas mucho tiempo en el agua o bajo el sol, asegúrate de descansar tus ojos de vez en cuando cerrándolos durante unos minutos. Esto ayudará a relajar los músculos oculares y reducir la tensión.

-Antes de tocarte los ojos, asegúrate de lavarte bien las manos para evitar la transferencia de bacterias u otros agentes irritantes a tus ojos.


Ojo con el agua de las piscinas

-Es importante que la piscina donde nades tenga un buen equilibrio de productos químicos, especialmente de cloro. Si la piscina tiene un exceso de cloro, esto puede causar irritación en los ojos.

-Utiliza gafas de natación, ya que te ayudarán a proteger tus ojos del cloro y otros productos químicos presentes en el agua de la piscina.

-Enjuaga tus ojos con agua limpia antes y después de nadar para mantenerlos hidratados y  eliminar cualquier residuo de cloro.


A cuidarse en ríos y lagos

-Evita sumergirte en agua si tus ojos están irritados o si tienes alguna infección ocular. Espera a que tus ojos se recuperen por completo antes de exponerlos al agua.

-Es necesario identificar el grado de turbiedad o contaminación, dado que puede generar problemas.

-Si usas lentes de contacto, considera utilizar gafas de natación en su lugar. Los lentes de contacto pueden atrapar bacterias y microorganismos del agua, lo que aumenta el riesgo de infección ocular.

-No abras los ojos bajo el agua. El agua de los ríos y lagos puede contener bacterias, parásitos y otros microorganismos que pueden irritar o infectar los ojos.

-Después de nadar en ríos o lagos, enjuaga tus ojos con agua limpia para eliminar cualquier residuo o bacteria que pueda haber entrado en ellos.

-Evita nadar en aguas estancadas o contaminadas, ya que estas pueden contener microorganismos peligrosos que pueden causar infecciones en los ojos.

Recuerda que tus ojos son una parte importante de tu salud general. Si experimentas irritación persistente o infección ocular después de nadar en el mar, ríos, lagos o piscinas, consulta a un médico especialista.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.