Pediatras hacen un llamado a la prevención frente al alza de enfermedades respiratorias infantiles.

Centros médicos reportan un aumento en consultas pediátricas.

0 498
CONOCIDA COMO “TRIPLEDEMIA”, DEBIDO AL ATAQUE MÚLTIPLE DE TRES VIRUS RESPIRATORIOS, AFECCIÓN QUE SE ENCUENTRA SATURANDO LOS CENTROS ASISTENCIALES EN DIVERSOS PAÍSES INCLUIDO CHILE. LA PEDIATRA DE NUEVA CLÍNICA CORDILLERA, DRA. SARA SUJOVOLSKY, EXPLICA QUE, SI BIEN ESTA NUEVA OLA DE ENFERMEDADES ES MENOS SEVERA QUE EL COVID, SI GENERA PREOCUPACIÓN EN GRUPOS MÁS VULNERABLES COMO LACTANTES, NIÑOS Y ADULTOS MAYORES.

Según los últimos datos epidemiológicos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) los países más afectados son Estados Unidos, en el hemisferio norte, y las naciones más australes del hemisferio sur, Argentina, Chile, Uruguay y el sur de Brasil. En nuestro país, recintos asistenciales ya advierten de un aumento en las consultas pediátricas por enfermedades como el Adenovirus, Influenza y Virus Respiratorio Sincicial, patologías que hasta hace 2 años estaban controladas con la crisis sanitaria, pero que hoy retoman con fuerza.

Para la pediatra de Nueva Clínica Cordillera, Dra. Sara Sujovolsky, puntualiza que este fenómeno da cuenta de la presencia de tres enfermedades respiratorias que pueden derivar en complicaciones graves en bebés, niños y adultos mayores.

“Se le conoce como Tripledemia porque consta de la confluencia de enfermedades respiratorias como lo son la Influenza, el Virus Respiratorio Sincicial (VRS) y el COVID-19, los cuales al combinarse generan una importante tensión en el sistema de salud, y existe preocupación por los grupos de riesgo como bebés, quienes pueden desarrollar bronquitis o neumonías graves”, explica Sujovolsky.

Si bien, la profesional puntualiza que el concepto “Tripledemia” no corresponde a una nominación médica formal. Sí afirma que es una realidad que está afectando a distintos centros de salud en Chile y el mundo. “Actualmente, estamos enfrentando un alza en consultas de virus como la influenza, el cual ataca las vías respiratorias, y que tiene una forma muy rápida de transmisión, a través de las gotitas respiratorias, es decir cuando una persona tose o estornuda, ocasionando una transmisión más rápida”.

“En el caso del Virus Sincicial éste genera una infección que obstruye las vías respiratorias, dejando a los niños con tos productiva con flemas por bastante tiempo. Por ello, es importante que padres estén atentos a síntomas y consultar con su pediatra, en especial a los lactantes quienes tienen un riesgo mayor de obstrucción respiratoria y requerirán de más tiempo en urgencias”, agrega la especialista.

Entre las razones que sustentan este fenómeno, los expertos creen que se trata de un factor pos pandémico debido a la baja inmunización adquirida tras dos años de confinamiento y restricciones de movilidad, donde el único virus presente era el COVID-19.

“Especialistas en infectología concluyen que, con el relajo de las medidas sanitarias, gracias al plan de vacunación, estas enfermedades que habitualmente correspondían a periodos estacionarios como el invierno explotaron de una vez, y lo hicieron de manera exponencial”, puntualiza Sujovolsky.

Por ello, hoy la preocupación está en proteger a los grupos más vulnerables como los lactantes, niños y niñas, quienes pueden generar complicaciones médicas que pueden requerir de hospitalización en UCI, e incluso, intubación, si la enfermedad no es atendida a tiempo. Actualmente, se reportan aumentos de un 77% en las consultas médicas y en urgencias por alguna de estas patologías, lo que hace temer por un nuevo colapso en el sistema de salud.

En cuanto a los síntomas, la especialista explica que los tres virus manifiestan fiebre, congestión, tos, dolor de cabeza y de garganta, por lo que es común confundirlos con un resfriado. Por ello, es fundamental mantener el lavado de manos frecuente, uso obligatorio de mascarillas y ventilación permanente de espacios para evitar contagios y propagar la enfermedad.

Finalmente, una medida importante de prevención para evitar el colapso de urgencias y recintos asistenciales es mantener los esquemas de vacunación del COVID-19 y de otras enfermedades como la influenza. Y no dudar acudir a un especialista en caso de fiebre que no disminuyen en casa, en especial entre los más pequeños.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.