Suicidio, ¿el final del camino?

0 89
APENAS HACE UNOS DÍAS QUE SE HA CELEBRADO, EL DÍA MUNDIAL PARA LA PREVENCIÓN DEL SUICIDIO, EN DONDE SE RECUERDA LA EXISTENCIA DE UN ACONTECIMIENTO QUE ESCASAMENTE SALE EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN, Y QUE TIENE GRAVES CONSECUENCIAS, TANTO PARA LOS AFECTADOS COMO A SUS FAMILIARES.

Si bien cuando uno piensa en suicidio lo puede hacer de personas “desesperadas”, esto no es sino el “final” de un camino que han seguido durante días, meses e incluso años, de ahí la importancia de saber detectar los síntomas a tiempo, y tratar así de prevenirlo.

Es cierto que, en ocasiones, el acto del suicidio puede sorprender a personas ajenas, pero en el círculo más próximo suele “comprender” por la situación que pasa, es decir, puede que existan circunstancias personales, familiares o sociales que estén en la base de dicho acto.

En ocasiones puede darse como “consecuencia” de un problema psicológico, como la depresión o sufrir una psicopatología o trastorno, pero estos pueden considerarse excepciones.

En la mayoría de las ocasiones, la persona se siente incapaz de superar una situación, que la vive como grave y permanente, ya sea de tipo económico, familiar o social. Es precisamente ahí donde se puede intervenir en la prevención del suicidio, en conocer las circunstancias que rodean a la persona, para poderle ofrecer una salida “digna”, más allá del suicidio.

En ocasiones estas personas tienen dificultades para “pedir ayuda”, es por eso que los familiares y amigos se convierten en agentes necesarios, para poder detectar los primeros síntomas y solicitar la ayuda profesional correspondiente.

En algunos países, se ha habilitado una línea de ayuda al suicida, donde la persona o sus familiares, pueden llamar cuando se detecten síntomas que pueden hacer pensar en que desembocará en suicidio.

Estos teléfonos de ayuda están atendidos por profesionales de la salud mental, que sabrán asistir e informar, sobre los pasos que se han de dar para poder buscar una “solución” a la situación, más allá de quitarse la vida.

Un teléfono, el de ayuda al suicida, que ha tenido un gran éxito, ya que, en muchas ocasiones, la persona no encuentra “salida”, cuando en realidad, si un profesional se lo ofrece, no tiene por qué llegar a realizar el acto suicida.

Aunque las estadísticas de personas que han sido ayudadas a través de estos teléfonos es elevado, no se puede asegurar sobre que todos los que llamaron fueran a acabar con su vida, a pesar de lo cual se considera una iniciativa importante que salva vidas.

Son varios los estudios que se están llevando a cabo en estos momentos sobre las causas del incremento del número de suicidios, sin haberse llegado aún a conclusiones fiables que den alguna explicación a ese aumento de casos que está afectando a la sociedad.

 

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.