Adenomiosis: ¿es un enemigo silencioso?

0 94
LA ADENOMIOSIS ES UNA PATOLOGÍA NEOPLÁSICA BENIGNA FRECUENTE DEL TRACTO GENITAL SUPERIOR FEMENINO DE MUJERES DE 40 A 50 AÑOS Y QUE TIENE UNA FRECUENCIA QUE VARÍA DE 5.7 A 69.6%.

Sin embargo, también puede observarse en pacientes de menor edad. Esta frecuencia puede variar también cuando se involucran algunos factores como la raza, paridad, edad, y el método con el que se estudió, desconociéndose indefectiblemente su porcentaje de afectación o el valor real de prevalencia puesto que en un 35% de las mujeres afectas son asintomáticas.

La Adenomiosis se encuentra dentro del conglomerado de patologías causantes del Sangrado Uterino Anormal (SUA). Dicha entidad se produce por la invasión e infiltración ectópica de glándulas y estroma endometrial que llega a deformar la cavidad uterina, ocasionando una hiperplasia e hipertrofia miometrial compensatoria. Dentro de los factores de riesgo que más se mencionan para el desarrollo de dichas patologías se encuentra el tabaquismo y la paridad como principal factor, donde se conoce que ha mayor número de gestaciones el porcentaje de ocurrencia se duplicaba con respecto a las nulíparas.

En relación a su origen, son muchas las teorías que intentan explicar la etiología de La Adenomiosis, desde una teoría de un error en la embriogénesis, endometritis crónicas, cambios en la inmunidad celular y humoral, alteraciones hormonales, trauma sobre el miometrio hasta caracteres heredables. Dicha afección afecta la calidad de vida de todas nuestras pacientes y a pesar de ser una entidad frecuente muchas veces pasa desapercibida. La Adenomiosis no solo produce sangrado uterino prolongado asociado a dolor pélvico, sino que puede llegar a afectar la fertilidad de quienes la padecen. Dicha infertilidad se asocia a una hiperestrogenemia debido al éxito de estos como agonistas, aunque también se ha mencionado como una asociación entre un defecto de la implantación con La Adenomiosis. Ambas causas parecen estar involucradas en producir esta imposibilidad en la concepción en las pacientes que padecen dicha afección.

Su diagnóstico es imagenológico, esto quiere decir que una vez obtenida la sospecha clínica de La Adenomiosis el protocolo que se debe seguir es la realización de ecografía transvaginal y una resonancia magnética. De este modo, una vez diagnosticado el cuadro clínico, existen tratamientos farmacológicos que pudieran ayudar a revertir las consecuencias de dicha infiltración en la cavidad uterina, pero todo va a depender de la severidad de dicha invasión, se debe aclarar que en aquellas pacientes donde hay fracaso de la primera línea de tratamiento y/o alteración de calidad de vida por sangrados prolongados y anemizantes el tratamiento quirúrgico es la opción más apropiada.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.