Adicción al alcohol luego de una cirugía bariátrica

0 228
SE ESTIMA QUE ACTUALMENTE EN CHILE EL 31.2% DE LA POBLACIÓN SON PERSONAS CON OBESIDAD. EN ESTE CONTEXTO, LAS CIRUGÍAS BARIÁTRICAS (MANGA GÁSTRICA, BYPASS GÁSTRICO, ENTRE LAS MÁS CONOCIDAS) HAN REPRESENTADO UNA SOLUCIÓN A ESTE PROBLEMA.

Sin embargo, las personas sometidas a este tipo de intervención no siempre sacan cuentas felices. Hay quienes vuelven a ganar el peso anterior a realizado el procedimiento, y otros que desarrollan otras patologías derivadas de los efectos de la intervención misma. Dentro de estas últimas, está la posibilidad de desarrollar problemas asociados al consumo de alcohol.

Al año 2015 se estimaba que entre un 2 a 6% de los ingresos a centros de tratamiento para adicciones tendrían historia de cirugía bariátrica anterior. Estudios de seguimiento a largo plazo han encontrado un aumento en las tasas de abuso de alcohol en pacientes post-operados (2,6% antes versus 5,1% después de cirugía)[i].

A continuación se presentará un relato elaborado para representar experiencias de personas que han desarrollado problemas de consumo de alcohol, luego de este tipo de intervención.

Este caso se tratará de Eduardo, un hombre de 43 años que se realizó un bypass gástrico 2 años atrás.

“No tengo claro si antes de operarme tenía un problema con el consumo de alcohol o no, pero lo que es claro es que desde que me operé, esto sistemáticamente avanzó y en dos años ya estuve metido en lo que estoy hoy día. Haciendo memoria, comenzó porque cuando pude volver a incorporar alimentos sólidos a mi dieta quedaba completamente satisfecho con 5 cucharadas de arroz. Uno pensaría, ‘¡excelente!’, pero ¿sabes qué? yo lo pasaba mal. Y lo pasaba mal porque ya no podía disfrutar de lo que antes tanto gozaba: la comida. Y fue entonces que empecé a tomar de una manera que fue dañina para mí. Me gustaba la sensación que me dejaba el alcohol, como ese mareíto rico. Era muy placentero, y como era líquido, no me generaba esa sensación de hastío que sentía con la comida. Recuerdo que durante un tiempo incluso empecé a tomar en vez de comer. Obviamente quedaba curado con nada… pero esas cantidades también fueron aumentando. Quizás buscando el azúcar que antes obtenía con la comida…. No sé.

Pero algo que agravó bastante la situación fue que como consecuencia de la operación mi cuerpo absorbía muy poco el magnesio, lo que me produjo un insomnio terrible. No te imaginas lo desesperante que era… recuerdo una semana en que casi no dormí durante 4 noches seguidas. Era una pesadilla. Y entonces, ¿a qué recurrí? ¡Al alcohol! Empecé a tomar en las noches para poder conciliar el sueño y me funcionaba bien, pero ya ahora no me atrevo a no tomar alguna noche por el pánico a no poder dormir.

Así fue como empecé a tomar todas las noches, a tomar en vez de comer, y a ir metiéndome cada vez más en esta pesadilla de la que hoy no sé cómo salir. Esto es algo que nunca nadie me advirtió que podía pasar”.

Resulta difícil determinar si la mayoría de las personas que desarrollan problemas de consumo luego de una cirugía bariátrica los tenían antes de la intervención (y luego de ella sólo se agudiza un asunto preexistente), o si la adicción se desarrolla de una situación derivada de la intervención misma. El proceso diagnóstico previo y el posterior acompañamiento del paciente se hacen fundamentales a la hora de disminuir este riesgo.

[i] Quevedo, Yamil, Kirsten, Kurt, Ponce de León, Consuelo, & Fernández, Alejandro. (2015). Cambio en el patrón de consumo de sustancias posterior a cirugía bariátrica: presentación de un caso clínico. Revista médica de Chile143(1), 116-119. https://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872015000100016

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.