¿Cómo reorganizo mi rutina en tiempos de Covid-19?

0 260
LO PLANTEO ASÍ PORQUE NO NOS DAMOS CUENTA CÓMO LA PANDEMIA SE VOLVIÓ MÁS IMPORTANTE QUE NUESTRO PROPIO INTERIOR Y CONCIENCIA RESPECTO DE CÓMO NOS SENTIMOS Y LO FUNDAMENTAL QUE ES EXPRESARLO PARA CONTRARRESTAR ESTA ENORME CARGA EMOCIONAL QUE DEBEMOS ASUMIR EN CASA, ALGUNOS COMPLETAMENTE SOLOS, OTROS EN FAMILIA, PERO EN UNA COMÚN SENSACIÓN DE INDEFENSIÓN.

De un instante a otro el nombre de CORONAVIRUS supera nuestros receptores auditivos y visuales. Las noticias y redes sociales nos entregan información permanente desde los diversos medios tecnológicos que tenemos en esta era, en donde la lucha por tener el control sigue siendo uno de los principales motivos de consulta en salud mental. Y día a día, junto a la intención de protegernos a través de comunicados que esperamos sean oficiales y serios, nos acompaña al mismo tiempo el estrés y la ansiedad que eso conlleva; la preocupación de no poder hacer proyectos a futuro, puesto que no tiene sentido pensar en mañana cuando con suerte sabemos lo que podemos hacer hoy.

Siempre se nos habló de vivir el presente para estar en mayor calma, y  acá estamos,  tratando de ajustarnos con especiales y en muchos casos precarias condiciones cuando nos faltan ingresos, tenemos entre nuestros queridos a personas en mayor vulnerabilidad, el trabajo se vuelve recargado y nada parece aportar a las circunstancias.

Entonces recuerdo que en contextos de encierro de mis pacientes por motivos de fuerza mayor, solíamos utilizar una práctica herramienta de reflexión respecto del modo en que estábamos viviendo incluso batallando con muchas limitaciones y carencias. Siendo importante reconocer cómo administrábamos el día, que era lo único más seguro con lo que podíamos trabajar. Hablo incluso de establecimientos  privativos de libertad, semi-privativos de libertad, hospitalarios y psiquiátricos.

El ejercicio consta de autoevaluarnos para identificar si tenemos o no una rutina que incorpore todos los elementos que benefician nuestra salud mental. Yo suelo hacer un dibujo en círculo y dividirlo en 10, en donde cada área se corresponde a un espacio de mi vida  que debo cuidar.

La idea es pintar de 0 a 100% a modo de porcentaje. Puedes amenizarlo con lápices de colores.

*Dibujo con la colaboración de mi hijo Maximiliano de 14 años.

1.-Ocio:

Acá pinto cuál es el porcentaje que dedico en mi día al tiempo libre, es decir, a los lapsos que utilizo exclusivamente para mí en la realización de actividades que me den placer (principio trascendental en la felicidad del ser humano que es de naturaleza temporal).


2.-Actividad Física:

En esta área me fijo en el porcentaje del día en que me mantengo en movimiento mediante ejercicio físico guiado o espontáneo; subir escaleras, hacer aseo, jardinería, ordenar el dormitorio e incluso utilizar máquinas de ejercicios directamente si cuento con ellas o entrenarme con videos de Youtube.


3.-Condiciones del espacio en el que estoy:

Este ítem es relevante desde la perspectiva de la psicología ambiental; cómo evalúo mis condiciones habitacionales, si mi casa y el lugar en donde permaneceré cuenta con el equipamiento necesario para sentirme protegido y conectado, si tengo privacidad, si tengo acceso a un balcón o patio, entre otros elementos que puedo valorar particularmente en esta experiencia de crisis.


4.-Recursos económicos:

¿Cuento con el dinero suficiente para subsistir?. Tal vez deba incurrir a préstamos y ayuda social, pero en este minuto, puedo flexibilizar durante un tiempo el consumo de algunas necesidades suntuarias y verme haciendo el ejercicio de priorizar en función de aquello más básico. Esto implica una nueva planificación que te hará replantear el valor de las cosas. Este ordenamiento también contribuye a tu tranquilidad psicológica.


5.-Actitud prosocial:

¿Cómo está mi actitud con los demás?. Es claro que estaremos hipersensibles a desacuerdos y las discusiones en casa y también en el ambiente en que nos mantendremos en contacto virtualmente. Por ello, estar conscientes de si mi actitud es perjudicial o no frente a la emergencia  es importantísimo. Quizás nos demos cuenta de que hemos sufrido en nuestra vida y que eso mismo nos hace ser más fuertes hoy para apoyar a otros o sencillamente no exacerbar el caos. La teoría de la resiliencia subraya el sentido del humor, la empatía y otras habilidades sociales que puedes tener y hoy puedes poner en práctica para estar mejor.


6.-Estudio o Trabajo:

¿Estoy dando un 100% a mi desarrollo productivo o formación continua?.

Esta es un área en la que sugiero ser flexibles. Nadie estaba preparado para lo que está pasando, ni los padres, profesores, académicos ni empleadores. Por esto es tan complejo el proceso adaptativo y es absolutamente  normal el responder con ansiedad  y cansancio. Los jóvenes se han visto sobrecargados de guías sin acceso a clases presenciales. Es el momento de preguntarse qué es lo más importante, si su “educación formal” sesgada por un sistema inadecuado desde la experimentación y buena voluntad de continuar …o la salud física y mental  que son el cimiento  para fortalecer el sistema inmune y tener una armonía familiar.

Es la hora de cuestionarse si prefiero saber que mi hijo se esfuerza determinado período de la jornada demostrando compromiso y dedicación, más que una calificación, que resulta ser el mero resultado de una evaluación que en ningún caso refleja su meta-aprendizaje.


7.-Autocuidado y desarrollo personal:

Si voy a terapia, si tengo con quien hablar de mis problemas e inquietudes, si leo artículos o blog que benefician mi salud y la autoempatía ,si  practico tareas del hogar junto a mis seres queridos. Todo aquello que me genera una satisfacción personal desde el crecimiento y nutrición emocional.


8.-Familia:

¿Cuento con mi familia en este momento?¿Estamos en una misma sintonía?. Quizás no exista familia “funcional” o perfecta, pero ser reales en esta circunstancia constituye tanto mantener la comunicación  como  respetar los espacios de cada uno.


9.-Salud:

¿Existe alguien en mi hogar con una condición de riesgo frente al Covid-19? ¿Cuidamos nuestra alimentación dentro de nuestras posibilidades? ¿Sabemos cuáles son las prácticas saludables?. No me cabe duda que en términos de higiene y medidas preventivas, gran  parte de nosotros sabe cómo mantenerse libre del contagio.


10.-Amistades y Vida social:

¿Mantengo la comunicación con mis amigos por video llamada o algún otro medio en donde pueda verlos y oírlos?¿Estoy hablando lo suficiente de mis sentimientos y vivencias cotidianas? Resulta positivo darnos cuenta que existen diversas realidades pero comunes significados sentidos. Nos produce alivio saber que no estamos solos y es una muestra de amor compartir experiencias con las personas que queremos.

Entregar y recibir afecto será por todos los tiempos, el mejor antidepresivo.

Ahora pinta tu esfera…puedes hacerlo en familia. Te ayudará a armar la tan renombrada rutina que se recomienda en los medios, pero de forma individualizada, amable y flexible. Porque cada mañana el panorama puede ser diferente, sin embargo, cada noche puedes mirarte y reflexionar si armaste tu rutina considerando todo lo anterior, con equilibrio y autocuidado.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.