Consumo de alcohol y drogas en mis hijos: ¿Qué postura tomar?

0 1.069
MUCHOS PADRES HOY EN DÍA SE PREGUNTAN CÓMO ABORDAR EL TEMA DEL CONSUMO CON HIJOS ADOLESCENTES. EN CHILE, LOS ADULTOS HOY SE VEN ENFRENTADOS AL DESAFÍO DE DESARROLLAR UNA PATERNIDAD QUE EN MUCHOS CASOS DIFIERE DEL MODELO SEGÚN EL CUAL ELLOS MISMOS FUERON EDUCADOS DE NIÑOS.

Los roles tradicionalmente específicos al padre y a la madre han cambiado, y el cómo ser padres cercanos y a la vez respetados por los hijos es un equilibrio que en muchos casos no viene dado como modelo a heredar de la generación anterior.

Algunos padres tienden a pensar que el tener una actitud desfavorable frente al consumo va a traer como consecuencia directa que los hijos consuman, por rebeldía u oposición.

Dentro de este contexto, temas como si es mejor que los hijos puedan tomar alcohol en la casa con los padres o no, o si es recomendable permitirles tener una planta de marihuana en la casa, son cuestionamientos que hoy día tienen.

El año pasado estuvo en Chile la comisión islandesa a cargo de poner en marcha el plan nacional que logró reducir de manera significativa el consumo en adolescentes de ese país. Al año 2012, el consumo excesivo de alcohol -por ejemplo- se redujo de un 42% a un 7%. Su modelo se sustenta en tres pilares fundamentales, siendo uno de ellos el que los padres (y en general los adultos que pertenezcan a la comunidad que rodea al adolescente) tengan la postura de no promover el consumo hasta después de los 18 años. “No les decimos que no consuman nunca. Les decimos que lo hagan después de los 18. Es algo que suena sensato”, explican.

Retrasar el inicio del consumo hasta después de los 18 años es importante, principalmente por dos razones: En primer lugar, porque el cerebro adolescente es un cerebro que está en formación, y al cual el efecto de sustancias psicoactivas altera de una manera mayor que a un cerebro adulto. Y en segundo lugar, porque existe mayor probabilidad de desarrollar problemas asociados al consumo cuando éste se inicia antes de que el cerebro consolide su desarrollo.

Los resultados del modelo islandés, y también de estudios realizados por SENDA en población estudiantil, muestran claramente que los padres pueden incidir directamente en que sus hijos retarden el inicio del consumo lo más posible, y que es importante que lo hagan.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.