Cuando una imagen vale más que mil palabras

Ecografías           

0 503
DURANTE NUEVE MESES LA FAMILIA ENTERA  ESPERA LA LLEGADA DEL BEBÉ Y, DESDE EL PRIMER MOMENTO, SIENTEN EL DESEO DE SABER QUÉ PASA CON EL NUEVO INTEGRANTE QUE LLEGARÁ A LA FAMILIA. GRACIAS A LA TECNOLOGÍA Y A LOS AVANCES MÉDICOS, ESTO ES POSIBLE, PUES A TRAVÉS DE LAS ECOGRAFÍAS, LA FAMILIA PODRÁ OBSERVAR LAS DISTINTAS ETAPAS DE SU CRECIMIENTO, Y ADEMÁS OBTENER SUS PRIMERAS FOTOS.

Desde el momento que se confirma el embarazo, toda la familia se revoluciona y, dentro de tanta felicidad, comienzan a surgir temores e inquietudes. Una gran herramienta utilizada durante los últimos tiempos en el control prenatal es la ecografía, examen que entrega información vital acerca del crecimiento y bienestar fetal, reduciendo de esta manera los riesgos asociados a la mortalidad y a las enfermedades de la madre y el feto.  De ahí que la ecografía se constituya como una garantía para la madre, pues le permite saber que todo va bien y, a la vez, sea “un método que le permite al doctor obtener un diagnóstico precoz en caso de cualquier tipo de patología que se presente durante el embarazo”, afirma el Dr. Mario Varela, Jefe del de Departamento de Ginecología de la Clínica Reñaca.

Un dato relevante: en Chile las condiciones de la madre y del niño que causan mayor número de enfermedades y mortalidad para el recién nacido y la madre son la preclampsia, la falta de crecimiento fetal, las malformaciones congénitas y el parto prematuro, es decir, antes de las 37 semanas.

Objetivos de las ecografías

En palabras del profesional, los objetivos de la ecografía son, entre otros, “confirmar el estado de gravidez de la mujer y verificar su ubicación intra o extrauterina, controlar el crecimiento normal del bebé, estimar su peso, etc.”, objetivos que dependerán de la etapa del embarazo en que se realicen a la madre.

Primera ecografía: Antes de las 10 semanas de embarazo

Se realiza generalmente por vía vaginal, y tiene por objetivo confirmar el embarazo, ver la ubicación del embrión, su tiempo de gestación de forma más exacta, ver las condiciones del saco embrionario y verificar si se trata de un embarazo simple o múltiple. Además, los padres podrán escuchar por primera vez sus latidos de su futuro hijo.

Segunda ecografía: Entre las 12 y 15 semanas

En este periodo se puede realizar una segunda ecografía con el objetivo de poder visualizar la estructura que presenta el bebé y determinar si existe o no algún tipo de malformación debido a anormalidades estructurales o genéticas, tales como síndrome de Down o labio leporino. Si se realiza una ecografía en cuatro dimensiones podrá  ver los movimientos del bebé en tiempo real, pudiendo apreciar, además, su circulación y latidos cardio-fetales.

Sólo a partir de la semana 14 se puede ver el sexo del bebé, dato que se puede obtener con mayor exactitud a partir del quinto mes.

Tercera ecografía: Entre las 22 y 26 semanas

Se puede ver con detalle la anatomía del feto e  irrigación sanguínea del útero y la placenta. Se examina en forma detallada el corazón, riñones y columna. Según sea el estado del embarazo y de la madre, se puede medir el cuello del útero por si existen modificaciones en su largo.

Cuarta ecografía: Entre las 32 y 34 semanas

En esta etapa se determina el crecimiento, talla y vitalidad del bebé, y se verifica si corresponden a la edad gestacional. Además, se controla el buen funcionamiento de la placenta y la cantidad de líquido amniótico y se calcula el peso y talla que tendría en la fecha estimada de parto. Por último, se puede ver la forma en que se encuentra ubicado y si  es que está bien encajado.

Finalmente, el Dr. Varela agrega que “cada una de estas ecografías corresponden a un proceso ampliamente utilizado durante el embarazo y es sumamente útil para determinar cualquier tipo de anomalía en el desarrollo del feto, no implicando ningún riesgo ni para el bebé ni para la madre”.

Tipos de Ecografías

  • Convencional: Corresponde a la ecografía tradicional en dos dimensiones
  • Doopler color o ecotomografía vascular: Utilizada cuando existen dudas acerca del flujo normal de la sangre entre el feto y la madre, malformaciones en el corazón o la madre presenta factores de riesgo.
  • 3D  o 4D: Son las ecografías que nos permiten ver las facciones y gestos del bebé. Se utiliza preferentemente en madres que presentan factores de riesgo o que gestan a un bebé con algún tipo de malformación. Estas ayudan a tener un diagnóstico más preciso. Al incluir la cuarta dimensión se pueden observar los movimientos del bebé casi en tiempo real.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.