Endometriosis: La gran simuladora

0 1.209
LA ENDOMETRIOSIS REPRESENTA UNA PATOLOGÍA FRECUENTE Y CRÓNICA DENTRO DE LA ESFERA GINECOLÓGICA, PERO NO TODO EL TIEMPO SE PIENSA EN ELLA, LO QUE MUCHAS VECES LLEVA A SUB-DIAGNÓSTICOS, TRATAMIENTOS INADECUADOS, SUFRIMIENTO MUCHAS VECES INDESCRIPTIBLE Y HASTA INFERTILIDAD.

La endometriosis se caracteriza por la proliferación de glándulas endometriales funcionales y estroma fuera de la cavidad uterina. Son múltiples las teorías que tratan de explicar el origen de esta patología, desde menstruación retrograda o la teoría de Sampson a la teoría in situ, entre muchas más.  Este tejido ectópico induce al sangrado, la inflamación crónica y la fibrosis, que resultan en la formación de nódulos endometriales y adhesiones en distintos órganos. Así mismo, el comportamiento de dicha condición es hormono-dependiente, por tanto, existen factores de riesgo para padecerla, entre otro, la menarquia o primera menstruación temprana, retraso en el inicio de la paridad, ocasionando mayores números de ciclos menstruales y ovulación, por tanto, mayor exposición prolongada a estrógenos endógenos, a pesar de lo descrito se ha observado que existe un componente de heredabilidad en al menos el 51 % de los casos.

Las localizaciones mas frecuentes son: peritoneo pélvico (endometriosis superficial), el ovario; con una frecuencia de 31-44%, y el espacio retroperitoneal, pudiendo provocar lesiones parietales de los órganos pélvicos, sin embargo, en raros casos se han estudiados siembras a distancia en pulmón de tejido ectópico endometrial.

En cuanto a su presentación clínica el dolor cíclico, crónico en forma de dismenorrea (dolor menstrual) secundaria, dolor pélvico generalizado y dispareunia (dolor durante el ejercicio de la función sexual); es de los síntomas más comunes.

La endometriosis se cree que es la gran simuladora en vista que la paciente que usualmente llega a la consulta ha pasado por múltiples especialistas y aun no ha recibido el tratamiento adecuado y oportuno, produciéndose una afección crónica que muchas veces tiene injerencia en la fertilidad de la paciente. Este dolor se acompaña de incapacidad para cumplir con las actividades de la vida diaria (absentismo profesional o académico) y muchas veces obliga a solicitar asistencia a los servicios de urgencias pues los analgésicos de primer nivel no lo alivian.

Se estima que aproximadamente un 20% de las mujeres con endometriosis presentan de manera conjunta, síndrome del intestino irritable, migrañas y cistitis. La mayoría del tiempo se toma entre 5 a 10 años desde el inicio de los síntomas hasta el momento del diagnóstico confirmado de endometriosis; con una media establecida en 7,5 años.

Como especialista en Ginecología y Obstetricia puedo indicar que para llegar al diagnóstico, es necesaria una historia clínica dirigida, es muy importante la exploración física, con examen abdominal y pélvico. La ecografía pélvica es el método de primera línea para la búsqueda de una endometriosis pélvica ante la sospecha, sin embargo, la regla de oro es la realización de la laparoscopia diagnostica y terapéutica. Las opciones terapéuticas siempre se deben individualizar en función de la paridad y los deseos de fertilidad de la paciente, la etapa de la enfermedad y los síntomas que se presentan, la edad, las cirugías previas y las preferencias de la paciente.

Es por ello, que considerando lo antes expuesto, se hace imperativo educar a la comunidad en general para evitar falsos diagnósticos en pacientes con dolor pélvico crónico, y que siempre el especialista evalúe la posibilidad de existencia de endometriosis, lo cual mejorará la calidad de vida de la paciente y su fertilidad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

6 − 4 =