Especialistas advierten que más del 70% de los pacientes con asma no lleva un control médico adecuado.

Cerca del 10% de la población chilena posee la enfermedad.

0 532
A NIVEL MUNDIAL, MÁS DE 300 MILLONES DE PERSONAS SUFREN DE ASMA, MIENTRAS QUE, EN NUESTRO PAÍS, ALREDEDOR DE 750 MIL SE VEN AFECTADOS POR ESTA AFECCIÓN, DONDE UN 18% DE ELLOS PERTENECE A LA POBLACIÓN ESCOLAR. EN ESTE CONTEXTO, EL DR. WILLIAM ARANGUIBEL DE CLÍNICA LOS LEONES ENTREGA ALGUNOS CONSEJOS PARA QUE EL INVIERNO NO SEA UNA TEMPORADA DE COMPLICACIONES. 

En Chile, el Estudio Internacional de Asma y Alergias en la niñez (ISAAC) muestra una prevalencia en escolares entre 15 a 18%, la que aumentó notoriamente en los adolescentes chilenos generando que las vías respiratorias se estrechen dificultando el ingreso de aire a los pulmones, desencadenando los síntomas asociados al asma.

En nuestro país se calcula que entre el 7% y 10% de la población tiene asma y, de acuerdo a una encuesta realizada por Asma Zero, el 74% de estos pacientes no tienen los controles médicos adecuados. Sin embargo, el Dr. William Aranguibel de Clínica Los Leones, señala que el porcentaje podría ser mayor, pues es posible que exista un sub-diagnóstico de la enfermedad. Incluso las consultas presenciales de urgencia han aumentado, siendo una de las principales razones, el asma bronquial.

El invierno suele ser una de las estaciones del año más complicadas debido a los virus estacionales, las bajas temperaturas y la contaminación acrecientan los síntomas.

“El asma es una enfermedad crónica que afecta a todo el sistema respiratorio. Se produce una inflamación de esta vía, generando un estrechamiento, provocando la dificultad respiratoria”, señala el Dr. Aranguibel.

Algunos factores desencadenantes más comunes son las infecciones virales y alergias, principalmente a los ácaros del polvo, pasto, malezas, árboles, hongos, pelo de animales y cucarachas.

“Además, no debemos olvidar el rol de los contaminantes ambientales que existen en el aire y factores irritantes como la exposición al humo de tabaco, estufas a parafinas, leña, smog, o químicos fuertes que provienen de pinturas y pegamentos”, enfatiza.

“El grupo que más se ve afectado son los escolares, entre un 15 y 18%. En ese contexto, ha ido en aumento en adolescentes alcanzando un 12%, y en niños entre un 8 y 10%. El estar de manera presencial, compartiendo con otros compañeros, al aire libre y teniendo contacto con cambios de temperatura, provoca la prevalencia de esta enfermedad”, indica el Dr. Aranguibel de Clínica Los Leones.

Las personas que conviven con el asma día a día deben identificar cual es el desencadenante y tratar de evitarlo, siguiendo las recomendaciones del cuerpo médico según la clasificación del asma, ya sea intermitente, persistente leve, persistente moderado, o severo.

Entre las recomendaciones que indica el profesional de Clínica Los Leones para controlar una crisis mantener el tratamiento diario indicado por el médico tratante, usar correctamente los inhaladores, identificar los factores gatillantes y control periódico según la necesidad.

Finalmente, en caso de una grave dificultad para respirar, tos persistente y sibilancias que no desaparecen, incluso tras el uso del inhalador, puede ser considerado un episodio de asma grave, donde el llamado es recurrir, a la brevedad, a un servicio de urgencia para la evaluación y control del caso.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.