Mujeres postergan su salud en pandemia y expertos advierten consecuencias de esta decisión

0 967
EN EL MARCO DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER, LA GINECÓLOGA DE NUEVA CLÍNICA CORDILLERA, DRA. DANIA ACUÑA, EXPLICÓ LA IMPORTANCIA DEL CHEQUEO GINECOLÓGICO PERMANENTE Y LOS CUIDADOS DE LA SALUD FEMENINA, Y ACLARA QUE EN LOS ÚLTIMOS AÑOS SE APRECIA UNA DISMINUCIÓN EN LAS VISITAS RUTINARIAS, DEJANDO DE LADO EL MONITOREO DE LA SALUD FEMENINA.

Durante la pandemia, según el último Kaiser Family Foundation’s Women’s Health Survey, un 38% de las mujeres encuestadas aseguraron haber saltado o aplazado sus chequeos de salud preventivos anuales o rutinarios, mientras que el 26% de los hombres reportaron haber retrasado estos servicios. Entre las razones que apunta el informe para esto es que las mujeres asumieron nuevos roles, durante la pandemia, en funciones de cuidado, más atribuciones domésticas que los hombres, lo que derivó en que éstas dejarán de lado su salud.

En el marco de la celebración del Día Internacional de la Mujer, la Dra. Dania Acuña, ginecóloga de Nueva Clínica Cordillera, advierte del peligro de aplazar los servicios de salud preventivos y las posibles enfermedades que afectan a la población femenina con el paso de los años, pues asegura que “el monitoreo es importante puesto que pesquisa enfermedades crónicas, así como también el cáncer”. 

En este sentido, la prevención y la detección temprana son factores determinantes para el control de una enfermedad ginecológica.

Es así que la especialista indica que “en muchos casos las mujeres son asintomáticas, por ende, realizarse una mamografía a tiempo implica que existe un 90% de probabilidades de salvar la vida de una persona. Por ello, es relevante mantener controles periódicos para temas ginecológicos y cardiovasculares, en especial, a aquellas mujeres que poseen enfermedades crónicas”.

Según las normas internacionales, la población femenina puede comenzar a hacerse exámenes preventivos ginecológicos desde los 21 hasta los 64 años. En Chile, el Papanicolau (PAP) se puede comenzar a realizar a los 25 cada tres años, mientras que la mamografía se realiza desde los 40, una vez al año. El hecho de tener más edad es un factor de riesgo para contraer enfermedades, tales como cáncer de mama, por eso la importancia de realizarlo sin la necesidad de presentar síntomas.

CÓMO CUIDAR DE LA SALUD FEMENINA

Las principales enfermedades que afectan a mujeres de mayor edad son el cáncer de mama, cervicouterino y las enfermedades cardiovasculares, que tienden a aumentar con la llegada de la menopausia. “En ese momento, uno pierde estrógeno que es protector del corazón, por lo tanto, las pacientes comienzan a tener un aumento del riesgo cardiovascular”, señala Acuña.

Respecto de la prevención de estas patologías y el rol del chequeo, a lo menos, de manera anual, la ginecóloga de Nueva Clínica Cordillera afirmó que es necesario que las mujeres se realicen chequeos permanentes y no sólo del área ginecológica.

La especialista añadió además que “desde nuestra profesión deberíamos tener un rol preventivo. Si vemos una paciente con obesidad, estimular los hábitos de vida más saludables, tales como no fumar, hacer ejercicio, entre otros. Creo que el ginecólogo tiene la posibilidad de mantener cautiva a una paciente y ser su médico de cabecera”.

Finalmente, la profesional de Nueva Clínica Cordillera destacó que la concientización es fundamental, pues las campañas han hecho lo suyo con respecto al cáncer de mama y el PAP, pero aún es insuficiente dado que “la pandemia no fue de ayuda en este aspecto, puesto que las mujeres con la maternidad y las labores de la casa, también nos dejamos estar, se nos va pasando el tiempo y no nos hacemos chequeos”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

nueve + tres =