A vivir la vida sin límites

Isabel Aguirre

0 455
TRES PALABRAS BASTAN PARA DEFINIR A UNA GRAN DEPORTISTA. FUERZA, GARRA, ÍMPETU. PORQUE NO TAMBIÉN INCORPORAR VALENTÍA, SÍ VALENTÍA, PORQUE HAY QUE SER VALIENTE PARA  NO SÓLO DESARROLLAR AQUELLA PASIÓN QUE MÁS NOS GUSTA; SINO QUE TAMBIÉN, PARA ENFRENTAR LA VIDA. ISABEL AGUIRRE SABE DE AQUELLO, NO LE TIEMBLA LA VOZ AL CONTARNOS SU EXPERIENCIA. AMA EL DEPORTE, ESPECIALMENTE EL TENIS EL CUAL NOS CUENTA- HA SIDO UN ALIMENTO PARA SU ESPÍRITU.

La “Polli”- como cariñosamente le dicen en su casa, es mujer de armas tomar. A sus cortos, pero intensos 28 años sabe perfectamente que la vida no es de color de rosas, pero también es una apasionada de ella, la vive y disfruta al máximo. No podía ser de otra manera, de lo contrario cómo se explicarían que es fonoaudióloga, que trabaja en el Hospital Van Buren y en un Centro de rehabilitación de Viña del Mar, que maneja su auto cada vez que entrena, o que simplemente, disfruta paseando con su pololo con quien lleva más de 2 años. Antecedentes que sin duda, a nadie sorprenden. Su ángel, carisma y simpleza encantan a primera vista. Cuesta creer que esta joven positiva, alegre y agradecida de la vida sea una prominente deportista de nuestro país. De hecho, actualmente, ocupa el 3 er lugar en el ranking de tenis femenino en nuestro país y número 45 a nivel mundial. Su silla de ruedas, especialmente adaptada para este deporte, es testigo ocular de la gran cuota de esfuerzo y dedicación que Isabel entrega para esta pasión llamada tenis.

Hace 10 años, es decir, cuando “Polli” recién cumplía 18 años sufrió un grave accidente que la dejó parapléjica. Perdió el 100% de la movilidad de ambas piernas, el daño en su columna vertebral fue de alto impacto, se cortó la médula espinal y se rompió la columna. Recién egresada de cuarto medio, y con un mundo por descubrir por delante, debió comenzar una larga rehabilitación.  

Es difícil pensar que con el gran dolor emocional y espiritual que sufriste a causa de este accidente pensaras en practicar un deporte. ¿Cómo lograste concentrar tus energías y dar el paso para comenzar a practicar tenis?

Cuando estaba en plena etapa de rehabilitación me puse a pensar que me encantaría jugar tenis, pero era difícil pensar dónde. Acá, en viña  es complicado porque las canchas se estropean con la silla  y a veces es un poco difícil que te las presten o arrienden. Un día, conversando con el constructor que estaba viendo el proyecto de la casa de mis papas, nos pusimos a hablar de tenis. Él, recuerdo,  jugaba tenis en El Club Inglés y conocía a un profesor que estaba haciendo su tesis en Tenis en silla, entonces ahí nos contactó  y partí entrenando con él. El profesor además ene se tiempo  estaba unido con un  grupo de la teletón, así que las cosas se dieron con mayor facilidad. Al principio, fue bien complicado porque como yo estaba estudiando no podía ir muy seguido, no tenía silla y para practicar es fundamental la silla especial. Mis papás después me regalaron una silla, y ahí, de a poco comencé a jugar más, sobre todo cuando salí de la Universidad. En ese tiempo ya me había conseguido el auspicio de Carozzi y de Wilson entonces ya podía salir a torneos internacionales.

¿Cuáles han sido tus desafíos, en que torneos has participado?

Al principio partí practicando en Sudamérica. Los primeros campeonatos que hice, que fueron cuando estaba estudiando eran en Chile, pero después cuando empecé más profesional viajé a  Argentina, Brasil, etc. Después de un par de años partí a lugares más lejanos como Estados Unidos, también jugué en abril pasado en el Mundial en Sudáfrica. Cada partido es un mundo nuevo,  es gratificante ver que has llegado a un buen nivel, que estás jugando muchas veces con personas que realmente son toda una eminencia deportiva, es inevitable pensar pucha mira donde he llegado.

No puedo dejar de mencionar que me impresionas notablemente…para ti no hay obstáculos ni límites. ¿Cómo lo haces?

Para mí el  tenis es un alimento para el espíritu. Me da energía, me llena, me da alegrías que nunca pensé. El tenis me ha ayudado a conocer y a reconocer que no hay límites cuando uno se propone las cosas. Por ejemplo, cuando viajé a Estados Unidos, tuve que hacer todo sola. El viaje era un gran desafío tenía que demostrarme a mí misma que  soy capaz de estar un mes afuera y arreglármelas con todo. Arreglar mi cama sola, el baño, etc. Y aunque Estados Unidos está todo adaptado especialmente para minusválidos no deja de ser un desafío las 24 horas del día.

  • LA VIDA ES BELLA

Hace poco tiempo Isabel fue sometida a una intervención quirúrgica en su espalda -algo que nos cuenta- es una eternidad ya que debió alejarse de las canchas. Hasta  los primeros días de diciembre esta gran deportista deberá mantenerse fuera de las pistas y aunque cuenta las horas para volver sabe que es necesario descansar y reponerse para recuperarse antes de continuar con sus rutinas deportivas. Incondicionales a ella están sus dos hermanos, papá, mamá y su pololo de quien confiesa estar “muy enamorada”. “La verdad yo tengo una tremenda suerte, tengo un montón de posibilidades que otros discapacitados no tienen. Yo manejo mi auto y soy totalmente independiente. No podría hacer ni la mitad de lo que he hecho sin tener el apoyo de tanta gente partiendo por mi familia”.

¿Cómo te ves en el futuro?

Me gustaría seguir entrenando, pero para eso también es súper necesario el apoyo económico porque este es un deporte muy caro. Hay que pagar las inscripciones, los torneos, el entrenamiento,  etc. La idea  es conseguir más auspiciadores para poder seguir entrenando y dedicarme con más tiempo a esto. Me gustaría ser la número 1 de Chile, y ojalá estar dentro de las 20 a nivel mundial, pero para eso necesitamos primero lo otro; así que hay que trabajar en eso para poder lograr mis objetivos. Necesitas el auspicio para poder hacerlo porque el ranking necesita de partidos. Si juegas tres campeonatos  no vas a poder subir mucho. Entre  más campeonatos juegues más puntos te llevas.

Hay muchas personas que no han pasado ni la mitad de lo que has pasado tú y no son capaces ni siquiera de levantarse en la mañana por la depresión que tienen. Sin duda, eres un muy lindo ejemplo para los jóvenes, para hombres y mujeres ¿Qué mensaje te gustaría trasmitirles a ellos?

No es fácil, pero todo se puede. Con esfuerzo y ganas de vivir y luchar uno puede lograr cosas que quizás uno nunca se imaginó. Uno tiene que plantearse metas y objetivos  en la vida para cambiar tu destino.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.