Apasionados

Cristian Colipi y Constanza Sepúlveda, ciclistas Tándem.

0 99

MIENTRAS EN ESPAÑA SE LE CONSIDERA UN DEPORTE POPULAR, O EN ARGENTINA SE CORRE UN RALLY, EN CHILE NO SOLO NO SE LE RECONOCE COMO DEPORTE DE COMPETENCIA, SINO QUE NO EXISTE LUGAR EN DONDE COMPRAR UN MODELO.

SIN EMBARGO, TODO ESTE ADVERSO PANORAMA NO FUE IMPEDIMENTO PARA QUE CRISTIAN COLIPI Y SU PAREJA CONSTANZA SEPÚLVEDA SE DEDICARAN A ESTE DEPORTE…DE PURO PORFIADOS, COMO EL MISMO DEFINE.

Cristian Colipi es un deportista, pero en todo el amplio sentido de la palabra. En su currículum, se ha destacado y ha especializado en disciplinas tan diferentes, como  kayak, motocross, deporte aventura,  trekking,  running, y  ciclismo, entre otros. Son sus ansias por superarse cada día en su carrera como deportista de alto rendimiento, lo que lo ha llevado de un deporte a otro. Sin embargo, es el amor el que lo ha conducido a desarrollar su última pasión: el Tándem.

Las largas horas de preparación para correr el Triatlón Extremo, las tediosas jornadas de estudio, y su trabajo en el negocio familiar, restaban tiempo para estar con su polola Constanza Sepúlveda. Para poder solucionar este problema, Cristian decidió involucrar a Coni en su rutina de preparación física, pero la pregunta era cómo. Buscando opciones en Internet, encontró en muchas páginas europeas información sobre el Tándem, disciplina que utiliza una bicicleta para dos  no sólo para propósitos de recreación, sino también para este deporte de competencia. La idea parecía perfecta, ahora sólo bastaba obtener un modelo y comenzar, pero fue entonces que Cristian se topó con la primera de las tantas bayas para practicar esta disciplina.

Modelos de este tipo de bicicletas por Internet, pero nada lo llevaba a conseguir alguna aquí en Chile, hasta que llegó a una reconocida tienda de bicicletas de Viña del Mar, y se encontró con la sorpresa que alguien había encargado el armazón de una Tándem, pero se arrepintió a último minuto, así que Cristian no lo pensó dos veces y la adquirió. Ahora sólo restaba armarla, para lo que se valió de amistades que vivían en el extranjero quienes le mandaron algunas piezas que no se consiguen en el país, y manuales que encontró en la web, “los que estaban en español eran los menos, encontré mucho en inglés, y también en italiano, que algo pude entender. Fue entretenido asumir este desafío, no hallábamos la hora de terminar de armar la nueva bicicleta  para salir a recorrer”.

Con la Tándem armada, Cristian y Constanza partieron haciendo circuitos cercanos a la costa y zonas rurales como, por ejemplo, Colliguay, “la cuesta de ese lugar permite demostrar la capacidad de pedaleo y ya la bajada es espectacular para probar la velocidad de la Tándem”, comenta.

Lejos de lo que uno puede pensar, una bicicleta Tándem no sólo es liviana, sino que además, logra velocidades tanto y más rápidas que las bicicletas con un sólo corredor, pues es justamente su liviandad y la agilidad de dos deportistas, lo que logran muchas veces superar el modelo tradicional. En el caso de Cristian y Coni, ambos pedalean, pero es él quien ocupa la primera posición, lo que significa que está encargado de virar y tomar el control. Y no es cosa sencilla, pues se debe lograr una coordinación perfecta para obtener los mejores resultados. Cristian nos cuenta que este deporte es ideal para parejas “nos encontramos fuera de toda rutina, disfrutando del paisaje, pero por sobre todo siendo uno. Si bien yo llevo el control, quien toma las decisiones en el manejo, y a veces pedalear por dos si es que  Coni se cansa, cuando logramos movernos coordinadamente como una sola persona, alcanzamos una increíble fuerza en el pedaleo y una comunicación extraordinaria”.

Hace dos veranos decidieron emprender su primera gran aventura: partieron a recorrer la Patagonia. Viajaron en bus hasta Puerto Montt, y desde allí se desplazaron por todo el sur, pasando por Argentina. Para eso la parte logística resultó esencial, pues todo el equipamiento era de primer nivel para este tipo de viajes: una carpa que no pesa más de 1 kilo, cargadores solares, ropa especial para el deporte aventura y la bicicleta Tándem que esta pareja arma y desarma como si nada. Esta aventura la volvieron a repetir el año pasado y esperan con ansias concretar otro gran proyecto, llegar hasta el salar de Uyuni, y ¿Por qué no? Instaurar el Tándem como deporte reconocido en Chile.

Experiencia Tándem

El uso de bicicletas Tándem no requiere únicamente de habilidades físicas, pues la comunicación entre los ciclistas es tan importante como la capacidad aeróbica. Como ambos deportistas deben pasar mucho tiempo juntos sobre la bicicleta, hay que aprender a comunicarse con el otro de manera correcta y efectiva, aprendiendo a acatar lo intereses y capacidades de ambos. ¿Temas a discutir? Dirección, movimiento, velocidad, e intereses de rutas. Todos estos tópicos deben ser constantemente evaluados y llevados a discusión para sacar el mejor provecho al viaje, y pueda resultar entretenido y emocionante para ambos.

Cuando la confianza y la comodidad crecen, se puede elevar el nivel de dificultad y circuitos un poco más extremos.  Ejemplo de esto, son las experiencias que algunos ciclistas han plasmado en algunos blogs que puedes revisar para que te inspires en tu propia aventura:

http://elmundoentandem.blogspot.com

http://vivientandem.blogspot.com

http://www.carlosylolatandem.com

http://www.familiatandem.com

http://cristiancolipi.blogspot.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.