Chile duplica a la tasa mundial de niños con síndrome de down ¿cómo lograr una inclusión educativa?

0 698
EN CHILE, NACEN EN PROMEDIO 2,7 NIÑOS CADA MIL CON ESTE SÍNDROME, CIFRA QUE DUPLICA A LA TASA MUNDIAL, QUE ES DE 1,4 NIÑOS CADA MIL SEGÚN DATOS ENTREGADOS POR LA UNIVERSIDAD DE LOS ANDES EL 2021. BAJO ESTA REALIDAD ES QUE LA UNESCO LLAMA A LAS ESCUELAS DEL MUNDO A ENTREGAR RESPUESTA A LAS NECESIDADES DE LOS ALUMNOS CON DIVERSIDAD FUNCIONAL

Bajo esta realidad es que los sistemas educativos tanto en Chile como a nivel mundial han cambiado en los últimos tiempos. Las escuelas dejan de ser segregacionista para convertirse en escuelas inclusivas y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) marcados por la Unesco antes del 2030. Concretamente en educación se busca alcanzar el cuarto (ODS): “Garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos y todas`”. Las escuelas deben dar respuesta a las necesidades formativas de los alumnos/as con diversidad funcional.

De acuerdo a Montserrat Díaz Rosell, docente de la Universidad Internacional de Valencia (VIU), los niños entre los 0 y 3 años con esta condición, pueden escolarizarse en Escuelas Infantiles con el resto de niños, lo cual supone una experiencia enriquecedora desde el punto de vista de la socialización.

“El aprendizaje de las habilidades básicas mediante el aprendizaje vicario, la tolerancia y el respeto por la diversidad es indispensable. En la actualidad en países como España el 90% de los niños con trisomía 21 accede a la escuela ordinaria, mientras que en Latinoamérica depende mucho de los países y el acceso a la educación inclusiva que tengan en su legislación”.

De igual forma, la experta de VIU señala que, si bien existen diferentes tipos de trisomía, es posible encontrar una serie de características bastante comunes que dificultan o retrasan el aprendizaje de estos niños y niñas:

  1. En general, el proceso de aprendizaje es más lento.
  2. Suelen precisar de más tiempo para conseguir los objetivos curriculares, lo que implica más años de escolaridad.
  3. Presentan dificultades con el procesamiento de la información: tanto en la recepción de la misma, como a la hora de aplicarla a situaciones concretas.
  4. Les cuesta correlacionar y elaborar los conceptos aprendidos para tomar decisiones secuenciales y lógicas.
  5. Tienen problemas para manejar diversas informaciones, especialmente si se les presentan de forma simultánea.
  6. Cuentan con dificultades de abstracción y de conceptualización por sus limitaciones cognitivas.
  7. Presentan mayor facilidad para olvidar lo aprendido.
  8. Se caracterizan por una escasa iniciativa y proactividad.
  9. Tienen menor capacidad de respuesta y reacción frente a los problemas y situaciones adversas.
  10. No suelen pedir ayuda cuando no entienden algo, o les cuesta llevar a cabo una actividad.
  11. Tratan de evitar enfrentarse a nuevas actividades o retos.

A su vez, la utilización del aprendizaje cooperativo hace mejorar el rendimiento de muchos estudiantes, ya que se asume que la construcción del conocimiento se produce a través de la interacción, la negociación y la colaboración. Es por ello que existen estrategias didácticas recomendadas mediante las cuales se mejoran los procesos de enseñanza de alumnos con Síndrome de Down.

  1. Dada su mejor percepción visual, aprenden con mayor facilidad si se apoyan en signos, gestos, señales, imágenes, dibujos, gráficos, pictogramas o cualquier otro tipo de clave visual.
  2. Aprovechar su alta capacidad de observación y de imitación para favorecer y reforzar la adquisición de los distintos aprendizajes, utilizando el denominado aprendizaje por observación o vicario siempre que sea posible.
  3. Su capacidad de aprendizaje es continua, es decir, no se produce ningún parón ni estancamiento. Esto debe ser aprovechado para, aunque sea en un mayor espacio de tiempo, acabar consiguiendo las competencias planteadas.
  4. Utilizar actividades y ejemplos concretos para contrarrestar su déficit de pensamiento abstracto.
  5. Aplicar programas específicos de autonomía personal, entrenamiento en habilidades sociales y educación emocional, dirigidos a promover su independencia.
  6. Confeccionar adaptaciones curriculares individuales.

Finalmente, es necesario recordar a las instituciones educativas, que, al organizar el apoyo para un estudiante con Síndrome de Down, deben capacitar al profesor para que este pueda dar respuesta a las necesidades académicas, sociales y emocionales del alumno/a garantizando la inclusión en el aula y en el centro escolar, fomentando el trabajo cooperativo con otros niños lo cual desarrollará sus habilidades de forma idónea.

 

Sobre VIU – Universidad Internacional de Valencia:
VIU – Universidad Internacional de Valencia es una de las principales universidades online del mundo hispanohablante. Cuenta con más de 17.400 estudiantes de 89 nacionalidades diferentes, un profesorado con 1.545 docentes que, en su mayoría, combinan su actividad profesional con la académica, y más de 5.800 convenios para prácticas y colaboraciones. La Universidad Internacional de Valencia – VIU forma parte de Planeta Formación y Universidades, la red internacional de educación superior de Grupo Planeta. Cuenta con veintidós instituciones educativas en España, Andorra, Francia, Italia, Norte de África, Estados Unidos y Colombia. Cada año más de 100.000 estudiantes procedentes de 114 nacionalidades distintas, se forman a través de sus escuelas de negocios, universidades, escuelas superiores especializadas y centros de formación profesional.
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete + quince =