Jugos Detox, Transgénicos y Orgánicos ¿mitos o realidades?

0 112
DADO EL BOMBARDEO DIARIO EN REDES SOCIALES Y OTROS MEDIOS MASIVOS SOBRE ESTOS ALIMENTOS, ES NECESARIO, EN BASE A LA EVIDENCIA CIENTÍFICA ACTUAL, DAR LUCES EN ESTAS TINIEBLAS DEL MARKETING, LA PSEUDOCIENCIA Y DE FALSOS PROFETAS DE LA NUTRICIÓN.

La industria alimenticia ha tenido que modificar la mayoría de los alimentos que se cosechan en el mundo (frutas, verduras, hortalizas) por razones concretas y prácticas. La mayoría de estos productos dado el gran tamaño o por contener sustancias nocivas o no comestibles (en su versión ancestral o prehistórica), tuvieron que ser modificados genéticamente para adaptar el tamaño para los cultivos y que además fuese comestible.  No existe hasta la fecha ninguna evidencia científica que vincule alguna enfermedad (cáncer, por ejemplo), a estos alimentos transgénicos. Toda la demonización publicitaria o de ciertos grupos de interés carecen de fundamento científico.

En esta misma línea la industria alimenticia ha hecho un uso y abuso poniendo con letras grandes a muchos productos el etiquetado de “orgánico”. Eso agregado a un envase de color verde, hace que muchos caigan rendidos y compren ese producto sin pensarlo dos veces, a un precio más elevado que la misma lechuga modesta que está al lado que no dice nada. El riesgo de consumir alimentos con los pesticidas actuales autorizados se homologa al riesgo de cáncer que se da si tomáramos una copa de vino cada 7 años, es decir, es seguro consumirlos. (Food Chemic Toxic, 2018).

Mientras más diga el etiquetado de un producto (sin gluten, rico calcio, orgánico, con chia, rico en omega 3, bajo grasas, etc.), más esconden. Un ejemplo claro son los huevos que dicen ricos en omega 3. Cabe preguntarse si los omega 3 se los inyectaron a las gallinas o después a través de la cáscara.

Dentro de la complejidad del cuerpo humano, los riñones y el hígado, se encargan de depurar y detoxificar la sangre. No tiene base científica que una dieta específica o un batido van a realizar esta función.  Si ud. está sano, no está intoxicado por lo que no requiere “detoxificarse”. Además, el consumo en exceso de ciertas verduras crudas en batidos (espinacas, etc.), aumenta el depósito de oxalatos y por ende el riesgo de cálculos renales.  No olvide además que los azúcares intrínsecos de ciertas frutas al estar estrujadas, se comportan en el jugo como azúcares libres que no son recomendables (cómase la naranja entera, no sólo su jugo). Si ud. va al gimnasio, gasta calorías, no proteínas por lo que, si le dijeron que los batidos proteicos son necesarios, respire profundo y escuche a su sentido común.

Al consumir un batido, se anula la masticación y el tiempo de paso del bolo en el estómago por lo que la saciedad es más tardía. Además, muchos piensan que tienen libertad para fumar, beber alcohol y comer chatarra, dado que después con un batido mágico de apio, espinaca y jengibre creen estar sanos, cual pócima medieval milagrosa.

No hay ningún alimento que por sí solo detoxifique, por lo que si ud. toma jugo de limón en la mañana con bicarbonato o con ajo o cúrcuma para limpiar su cuerpo, salvo la halitosis (mal aliento), no logrará nada más.

No se deje guiar por falsas modas, por el actor famoso que realiza dietas detox una vez al mes para vivir más años. No pague más por lo orgánico y no se asuste con los transgénicos.

Vuelva al sentido común, coma comida de verdad, un estilo de vida saludable y será feliz.    

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.