Julius Baer: 97% de los datos sanitarios producidos al año por los hospitales no son utilizados

0 231
JUNTO CON EL COVID 19, LA CRECIENTE INCIDENCIA DE LAS ENFERMEDADES CRÓNICA GENERADAS POR EL AUMENTO DEL ENVEJECIMIENTO DE LA POBLACIÓN, LOS PROBLEMAS DE SALUD MENTAL Y EL AUMENTO DE LA ATENCIÓN MÉDICA SE HAN CONVERTIDO EN LOS PRINCIPALES MOTORES DE CAMBIO DE LA ATENCIÓN SANITARIA MUNDIAL. EL SECTOR SANITARIO TIENE LA MISIÓN DE LIDIAR CON LA SOBREABUNDANCIA Y ESCASEZ DE INFORMACIÓN AL MISMO TIEMPO.

La salud digital se ha transformado en uno de los sectores más prometedores de la industria sanitaria a nivel global con mayor crecimiento y ya dejó de ser una mera novedad. El Covid-19 hizo subrayar la importancia de utilizar las tecnologías de salud digital para a ver frente a las vulnerabilidades de los sistemas de salud pública de la mayoría de los países. Así lo enfatiza el informe del área de Next Generation de Julius Baer “Salud Digital: Superando las fronteras”.

De acuerdo al reporte, la telemedicina ha ayudado a asistir a decenas de millones de personas que siguen lidiando con las consecuencias neurológicas o psicológicas de sus infecciones. Según el banco suizo “el auge de la teleasistencia en los últimos dos años ha permitido a los pacientes y consumidores acceder a una atención de calidad en cualquier momento y desde cualquier lugar, lo que aumenta la probabilidad de que una mayor adopción pueda contribuir a mejorar la equidad sanitaria de las comunidades marginadas y desatendidas”.

Sin embargo, este auge de la salud digital está enfrentado a una ardua tarea al tener que hacer frente a la sobreabundancia y escasez de información al mismo tiempo. El informe apunta a datos del Foro Económico Mundial que señala que el 97% de los datos sanitarios – que comprenden notas clínicas, genómica e imágenes – que producen los hospitales anualmente quedan sin utilizar.

“Por este motivo, la mayor adopción de técnicas analíticas avanzadas como la inteligencia artificial (IA) y el análisis de grandes datos tiene el potencial de revolucionar la asistencia sanitaria, especialmente en las áreas de ensayos clínicos, descubrimiento y desarrollo de fármacos y diagnóstico.”, indica el estudio.

En ese sentido, el área de investigación de la firma suiza recalca que se prevé un contexto en que el bienestar de los pacientes sea el centro de la atención sanitaria y que facilite también el cambio desde el modelo tradicional de pago por servicio y basado en el volumen a una nueva atención basada en el valor en la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades. “La salud digital es, por tanto, una parte integral e indispensable de la salud del futuro”, sostiene.

La promesa de que las tecnologías digitales contribuyan a reducir las disparidades sanitarias, mejorar los resultados de la salud y ampliar las fronteras también ha dado lugar a una creciente afluencia de fondos a las nuevas empresas de salud digital.

Con una creciente atención a las tecnologías como solución viable y a largo plazo para abordar algunos de los apremiantes retos sanitarios a los que se enfrenta nuestra sociedad, junto con una mayor concienciación sobre la importancia de llevar un estilo de vida más saludable, mantenemos nuestra postura positiva sobre el tema de la salud digital.

Motores de cambio

La pandemia ha sido identificada como el principal motor de cambio en la atención sanitaria para casi 3.000 médicos de los seis continentes. De acuerdo al reporte de Julius Baer, para prepararse mejor ante las amenazas sanitarias presentes y futuras, “los profesionales y las autoridades médicas son más proclives a reforzar la resistencia a largo plazo de sus sistemas sanitarios aprovechando el potencial de las tecnologías digitales”.

Los médicos también han identificado otros factores de cambio en la asistencia sanitaria, como la creciente prevalencia de enfermedades crónicas como el Alzheimer y el cáncer, debido al rápido envejecimiento de la población, y de afecciones como los problemas mentales. Como revelan los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de personas de 60 años o más pasará de 1.000 millones en 2020 a 2.100 millones en 2050, lo que supone un gran reto para el mundo en las próximas décadas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × 4 =