Los convidados de piedra

Rollitos  de los 30 años,

0 96
EL CAMBIO EN EL METABOLISMO FAVORECE LA APARICIÓN DE GRASA EN LA CINTURA, PERO UNA ESTRATEGIA BASADA EN LA ALIMENTACIÓN CORRECTA Y UN PLAN DE EJERCICIOS FÍSICOS ADECUADO, PUEDE CONSTITUIR LA MEJOR SOLUCIÓN PARA COMBATIR ESOS INDESEABLES ENEMIGOS.

Aunque nos cueste creerlo, el ser delgadas no impide que las mujeres desarrollemos algunos centímetros extras alrededor de nuestra cintura, en especial cuando entramos a la década de los 30.

No se trata de hacer la guerra a la grasa corporal, pues el organismo humano requiere cierta cantidad   de ella para mantenerse saludable. Esto se explica, porque dicha sustancia permite regular la temperatura corporal, aporta energía, protege y aísla a los órganos (como si fuera un colchón), así como también produce hormonas (particularmente en la mujer).

Sin embargo, hay que tener presente que el nivel de grasa aumenta con el paso de los años, debido a que nuestro metabolismo se pone más lento, lo que significa que aunque comamos lo mismo que antes, lo más probable es que acumulemos grasa en torno a nuestra cintura.

Pero cuidado, el paso de los años no es la única causa que provoca la aparición de estos indeseables enemigos de nuestra silueta, pues la alimentación y el sedentarismo potencian maliciosamente esta tendencia. En palabras más simples, la dieta y la falta de ejercicio que llevemos  interviene en el perímetro de nuestra cintura.

Alimentación correcta

Eso sí, hay que tener cuidado con el plan de alimentación que desarrollemos,  pues las dietas bajas en carbohidratos  no le harán perder grasa a largo plazo, porque le roban la energía a su cuerpo, haciendo que sean muy difíciles de seguir. Las dietas bajas en grasa, son peores; ¡ponen más grasa en su cuerpo! La única manera de perder grasa, es comiendo los alimentos correctos, en los momentos y cantidades adecuadas.

Al leer este artículo, tal vez piense que eliminar estas grasas acumuladas es una misión imposible de cumplir y que la liposucción es la única opción. Sin embargo, sepa que existen otras alternativas. Una opción es realizar actividad física de carácter aeróbico, considerando siempre una ingesta alimenticia asociada. Es decir, tener en cuenta su edad, estatura y contextura, entre otros factores, a fin de escoger los alimentos que más le favorezcan y en su cantidad correspondiente.

Otra solución la entrega el mundo de la cosmética, que ofrece una gran variedad de productos y tratamientos orientados a atacar las acumulaciones de grasas. En esta línea, una alternativa excelente y además complementaria de todo lo mencionado (ejercicios y alimentación saludable), son los masajes reductivos.

Lo importante es que, independiente a la opción que elija, lo importante es que sea perseverante con su  tratamiento, pues en este caso se requieren diez sesiones, aproximadamente. Ya en la mitad, notará los primeros cambios, gracias a los productos liporeductores que se utilizan, más el masaje, que permite eliminar toxinas y reducir progresivamente las grasas localizadas en el abdomen.

Si todavía no se decide a atacar ese rollito, ponga atención, ya que no sólo se trata de una cuestión estética, pues según información citada por la  Sociedad Chilena de Obesidad, el exceso de grasa puede duplicar el riesgo de morir prematuramente, pues favorece el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y cáncer. Usted decide, no diga que no le avisamos.

Consejos prácticos

  • Ingiera menor cantidad de grasas, azúcares y harinas.
  • Incremente el consumo de fibra, frutas y verduras.
  • Evite las bebidas alcohólicas, ya que promueven retención de líquidos.
  • Tome de 2 a 3 litros de agua natural diariamente.
  • Es muy importante que camine con la espalda recta y el abdomen contraído.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.