Nueva terapia de diálisis reduce en un 23% la tasa de mortalidad.

Estudio liderado por el University Medical Center (UMC) de Países Bajos, realizado en todo Europa.

0 791
ENSAYO INTERNACIONAL COMPARÓ LA HEMODIÁLISIS TRADICIONAL CON LA NUEVA HEMODIAFILTRACIÓN DE ALTO VOLUMEN (HVHDF). POR AHORA EL TRATAMIENTO SÓLO ESTÁ DISPONIBLE EN ALGUNOS HOSPITALES Y CENTROS DE DIÁLISIS, PERO SE ESPERA SU PRONTA IMPLEMENTACIÓN EN TODO CHILE.

Las cifras indican que en nuestro país la Enfermedad Renal Crónica (ERC) puede aumentar a niveles dramáticos en los próximos años. Según reporta la Sociedad Chilena de Nefrología, hoy el 15,4% de los mayores de 40 años presenta ERC en alguna de sus etapas, y el 14% de los pacientes en diálisis lleva más de 10 años en ello. Realidad que puede tornarse más preocupante aún si agregamos que los factores de riesgo están cada día más presentes en la población chilena: obesidad, colesterol alto, hipertensión, tabaquismo y sedentarismo, entre otros.

De ahí la importancia del estudio internacional CONVINCE, dirigido por el University Medical Center (UMC) de Utrecht, Países Bajos, en colaboración con prestigiosas universidades europeas, el que marca un antes y un después en lo que a hemodiálisis se refiere:

“Demostró con cifras lo que médicos y enfermos renales crónicos sabemos hace tiempo: la terapia de Hemodiafiltración de Alto Volumen (HVHDF por su nombre en inglés) no sólo permite una mejor calidad de vida, sino que reduce efectivamente la mortalidad”, afirma la doctora Patricia Herrera, nefróloga, Jefa Unidad de Diálisis del Hospital Salvador, y miembro del Comité de Diálisis de la Sociedad Chilena de Nefrología.

La HVHDF es una técnica de diálisis que elimina una mayor cantidad de moléculas medianas y grandes lo que permite, entre otras cosas, una mejor calidad de vida, menos síntomas depresivos y, lo más importante, un 23% de disminución en mortalidad. El ensayo incluyó a 1.360 pacientes de 8 países europeos, a quienes se les hizo seguimiento durante 30 meses. De ellos, aleatoriamente 683 recibieron HVHDF y 677 hemodiálisis tradicional.


Lo nuevo: hemodiafiltración de alto volumen:

Cuando los riñones funcionan al 7 u 8% de su capacidad no logran limpiar la sangre de todas las impurezas, por lo que lentamente el cuerpo comienza a “envenenarse”. Para suplir esa función existe la diálisis, terapia de sustitución renal para aquellos pacientes que se encuentran con ERC en etapa 5. Así se depuran toxinas, electrolitos y se elimina líquido para regular el equilibrio del organismo, a través de una máquina.

“Si bien las actuales diálisis disponibles en nuestro país eliminan moléculas pequeñas, no logran filtrar partículas más grandes, que son las que se asocian con diversas complicaciones crónicas de los pacientes, como alteraciones a nivel de sistema cardiovascular, nervioso, digestivo, glandular e hígado, entre otros, causantes de una mala calidad de vida, continuas hospitalizaciones y mortalidad”, explica la especialista.

A nivel mundial la ERC implica un gasto sustancial de los recursos públicos, y Chile no es la excepción. El 22% del presupuesto de las Garantías Explícitas en Salud (GES) se destina a cobertura de hemodiálisis tradicional.

Por ahora la terapia HVHDF sólo está disponible en los centros de diálisis del hospital de niños Exequiel González Cortés, y en los hospitales de Punta Arenas (primero de la red pública en implementarlo), Coyhaique, Curanilahue, Higueras de Talcahuano y de Rapa Nui, todos centros que han apostado por entregarles el mejor tratamiento a sus pacientes, aun cuando todavía no tiene cobertura GES.

La implementación a nivel país de la HVHDF tendría también un impacto importante en la liberación de camas hospitalarias del sistema público. De acuerdo con el estudio “Estimación del impacto del uso de Hemodiafiltración de Alto Volumen en enfermedad Renal Crónica Terminal”, realizado por Fractal, cada paciente en terapia HVHDF le evitaría al sistema 2,13 días cama anuales, lo que se traduce en 9.989 días cama liberados en total, los que pueden ser destinados a otras necesidades, evitando la derivación al sector privado.

El beneficio queda en evidencia en testimonios como el de Irene Bravo, paciente chilena: “Cuando adolescente sufrí una Pielonefritis fulminante, lo que derivó en un trasplante de riñón y la posterior insuficiencia renal. Ahí comenzaron muchos de los problemas colaterales a la diálisis: presión baja, deficiencias musculares, cansancio y problemas de ánimo, entre otros. Cuando me pasé de hemodiálisis tradicional a la HVHDF, ya al tercer mes sentí la diferencia. Estaba muy distinto mi ánimo, se terminó el dolor de las articulaciones, empecé a dormir bien y cambió mi perspectiva de la vida”, cuenta luego de tres años de tratamiento con HVHDF.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.