Salud mental ¿Por dónde empezamos?

0 224
HEMOS HABLADO HASTA EL CANSANCIO DE LA IMPORTANCIA DE LA SALUD MENTAL, DE CUIDARLA, QUE A NIVEL MUNDIAL ESTÁ MUY DETERIORADA, QUE LA OMS DICE TAL O CUAL COSA, PERO ¿QUÉ ES LO QUE REALMENTE ESTAMOS HACIENDO PARA MEJORARLA?

El Estado está levantando la información necesaria para entregar propuestas, pero se encuentra ya con la ola de pacientes encima. No hay prevención ni mirada crítica de lo que se está haciendo o lo que se ha dejado de hacer, faltan camas para pacientes que han intentando suicidarse, cosa que no se entiende dado que posterior a la primera ola de covid se habían adquirido ya bastantes. ¿Dónde se encuentran esas camas ahora? Si bien sabemos que no hay personal suficiente aún para sostener este avalancha de casos que van en aumento, es necesario al menos proporcionarles a las personas que ingresan un lugar seguro, acogedor y supervisado para que los intentos y las ideaciones suicidas sean contenidas y no enviarlos a casa con medicación como si solo esto fuera suficiente para detener el dolor.

Las propuestas de las organizaciones van en la línea de entregar más días de vacaciones, terapia online,talleres de liderazgo, yoga, mindfulness etc.

No está mal si consideramos que hace apenas unos años esto era impensable en el escenario nacional, sin embargo ¿Qué pasa cuando el problema está dentro de la misma organización? ¿Qué pasa cuando quien nos hace la vida a cuadritos es un/a compañero/a de trabajo? ¿O nuestra jefatura? ¿Quién evalúa la cultura organizacional desde una mirada de la salud mental y no solo desde la productividad?

No voy a desconocer la importancia de la productividad a nivel mundial y cómo eso impacta de manera transversal, sin embargo cuando escucho que las razones para cuidar la salud mental es la productividad, el engagement y la retención de talentos siento que nos volvemos a olvidar de lo primordial, las personas.

Se realizan acciones por el propósito incorrecto y con la mirada en el resultado, no como una forma de respeto por los derechos de las personas al bienestar en el más amplio de sus sentidos. Se realizan con la secreta intención de que sigan rindiendo, sin escuchar de verdad qué es lo que se necesita para que la salud mental tanto de organizaciones, estados y la global mejore realmente.

La definición de salud mental de la OMS es «un estado de bienestar en el cual cada individuo desarrolla su potencial, puede afrontar las tensiones de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera, y puede aportar algo a su comunidad»

¿Será posible que alguien logre bienestar y desarrolle su potencial cuando la retribución que recibe por su trabajo no es suficiente y digna? ¿Es posible que una persona que no logra mantener a su familia de manera salubre, es decir que no tiene acceso a los servicios básicos, pueda pensar de manera positiva? ¿Es lógico pedirle a una persona que ha tenido dificultades familiares de distinta índole e intensidad que se concentre en su trabajo? ¿Podemos abstraernos de lo que pasa a nivel mundial sin que eso propicie una sensación de inestabilidad y tristeza?

La salud mental y el bienestar están íntimamente ligados y para lograrlo hay que poner atención de manera sistémica, multifocal y multisectorial.

El Estado y las personas debe entender que no basta sumar más profesionales y medicación para adormecer a la población; los datos son importantes, si, pero la prevención aún más, eso significa hacer educación emocional desde la cuna, instruir a los docentes y a cada persona sobre emociones como una materia humanista y necesaria para tener un sustrato fértil para la agilidad emocional.

Sin embargo también es necesario revisar las políticas de vivienda, las políticas de trabajo, las políticas de convivencia y seguridad con una mirada a largo plazo, con el propósito de bienestar para todos y todas, con la mirada en las personas y no solo en la productividad, cosa que vendrá sin duda cuando estas otras cosas sean resueltas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.