Cuidados y tratamiento de melasmas: Blanco perfecto para las manchas

Sabemos que siempre debemos tomar medidas de seguridad y cuidado de nuestra piel. Sin embargo, algunas manchas, o melasmas, no se producen únicamente por el sol, sino también se deben a otros factores, tan inmanejables como los cambios hormonales. En este artículo conozca los factores de riesgos, y algunas medidas para tomar en cuenta.

0 116
SIEMPRE EL SOL NOS INVITA A PASEAR MÁS, Y A EXPONER NUESTRA PIEL. SIN EMBARGO, Y COMO SUELE SUCEDER, TODO LO BUENO TIENE SU COSTO, SOBRE TODO SI LAS MEDIDAS NO SON LAS APROPIADAS PARA PROTEGERNOS. Y NO ESTAMOS HABLANDO SÓLO DE LAS MOLESTAS QUEMADURAS OCASIONADAS POR EL SOL, SINO DE OTRAS PROBLEMÁTICAS DERIVADAS DE LA EXPOSICIÓN A LOS RAYOS UV: LAS MANCHAS EN LA CARA, O CONOCIDAS MÉDICAMENTE COMO MELASMAS.

Hay mucho que decir respecto a estas manchas, pues existen variadas ideas respecto a cómo se producen y a quiénes pueden afectar. Partamos diciendo que el melasma es un trastorno cutáneo muy común y, aunque puede afectar a cualquier persona, las mujeres jóvenes o en edad fértil suelen ser las principales afectadas. Estas manchas, son usualmente de un tono café uniforme y se presenta en la mayoría de los casos en las mejillas, nariz, labio superior y en la frente, en ambos lados de la cara.

Y, ¿por qué la cara? Bueno, porque es el sol el principal culpable de las temidas manchas marrones en la piel, y es la cara una de las zonas más expuestas. Pero hay que especificar que es la luz solar, es decir, la exposición a la luz visible diaria, no sólo cuando vas a la piscina o a la playa.

No te olvides que ya sólo al salir de casa te expones a la luz del sol, por lo que la protección es todos los días, todo el día, no sólo para cuando planificas largas horas tendida al sol.

Las razones para su aparición suelen estar asociadas a menudo con las hormonas femeninas. Es decir, los cambios en los niveles de estrógenos, especialmente en mujeres en edad fértil que estén consumiendo anticonceptivos orales y progesterona. O en embarazadas, las que suelen ver desaparecer estas manchas, en muchos casos, luego de seis meses del parto. Pero también es importante saber, que como todo lo relacionado con la salud, hay personas que las presentan sin cumplir con ninguna de las condiciones antes descritas.

Como vemos, su aparición puede escapar muchas veces de nuestras manos. Sin embargo, hay medidas a concretar que son de prevención, la primera de ellas es utilizar cremas con factores solares de 30 o más, además de sombreros de ala ancha que además de darnos un toque perfecto como accesorio, es imprescindible para brindar doble resguardo a nuestro rostro. Asimismo, si estamos embarazadas o tomamos anticonceptivos, deberíamos considerar evitar absolutamente la exposición al sol.

Ahora, si ya las manchas han invadido tu rostro, no está todo perdido. Si bien nuestra salud no se ve mayormente afectada con esta afección, si representa una de las grandes preocupaciones a nivel estético. Es por eso, que te queremos recomendar primero una visita al dermatólogo que evalúe el origen de esas manchas, para que luego en conjunto puedan escoger un tratamiento que se acomode a tus necesidades.

Existen, al respecto, varias fórmulas aclaradoras en el mercado que contienen activos como ácidos dioico, glicólico, kójico, hidroquinona y vitamina C, las que inhiben la síntesis de la melanina en la zona afectada. El médico puede recomendar también exfoliación química o cremas esteroides tópicas y, en casos graves, se pueden utilizar tratamientos con láser para eliminar la pigmentación oscura. Y como ya hemos reiterado, protegerse del sol, en el fondo la idea es siempre prevenir antes que curar.


Tips 1: Existe otro tipo de manchas, el léntigo solar, las que suelen ser asociadas a la edad (hacia los 40 años). Aparecen sobre todo en el dorso de las manos, antebrazos y en el escote, pues suelen estar desprotegidas ante el sol. Esta afección es el resultado del sol que tomamos desde que nacemos, y evidentemente, afecta en mayor medida a quien más se haya expuesto a los rayos UV a lo largo de su vida, y más clara tenga la piel.
Tips 2: El protector solar es sin duda, nuestro mejor aliado para protegernos. No olvides que si bien en el mercado existen factores 50 e incluso 60, basta con un factor 30 para estar completamente protegida. Y no hay excusas, pues en formatos pequeños para poder llevarlos siempre en la cartera, pues la idea es ir reiterando su aplicación a lo largo del día.
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

nueve + seis =