Eco responsabilidad

Ahorro de energía inteligente

0 737
HACERNOS CONSCIENTES, ESE PARECIERA SER EL PRIMER PASO PARA MODIFICAR NUESTRA CONDUCTA RESPECTO AL CONSUMO DE ENERGÍA. EL AGUA CORRE SIN PROBLEMA POR NUESTROS GRIFOS, LA LUZ ESTÁ A SÓLO UN CLICK, PERO ¿POR CUÁNTO TIEMPO MÁS? LA DECISIÓN DE CREAR UNA RESPONSABILIDAD RESPECTO AL USO DE ENERGÍA ESTÁ EN LAS MANOS DE TODOS LOS CIUDADANOS, Y LAS ALTERNATIVAS NO SON DIFÍCILES DE CONCRETAR. EN ESTE ARTÍCULO TE CONTAMOS CÓMO, CON PEQUEÑOS CAMBIOS DE HÁBITOS, PUEDES CONTRIBUIR A CUIDAR NUESTROS RECURSOS, Y DE PASO, CUIDAR TU PRESUPUESTO.

El progreso económico y los avances tecnológicos nos han llevado a vivir una vida mucho más ideal, en el sentido de comodidad, pero también nos ha rodeado de artefactos y necesidades que, si son administradas irresponsablemente, se traduce en un gasto excesivo de energía, y un alto costo al final de mes para nuestro presupuesto.

La idea no es comenzar a cocinar con leña, o sacar todos los televisores del hogar. No, la propuesta parte por hacer una revisión de cómo estamos consumiendo la energía en nuestro día a día, para eso podemos ir desde contabilizar los artefactos eléctricos que tenemos en casa, el uso que le damos al agua en nuestra vida, cómo nos movilizamos, hasta cómo manejamos nuestra basura.

¿Por dónde empezar?

Analicemos por ejemplo el consumo de electricidad promedio en nuestro hogar. En la página web de Chilquinta es posible utilizar on line, una calculadora que nos entrega, (tomando en cuenta cuántas personas viven en la casa y qué artefacto utilizamos por habitación) los kW que debemos consumir idealmente, y cuánto es lo que debiéramos pagar por eso. Con esta información en la mano, quizás sea recomendable analizar cómo estamos utilizando estos artefactos, chequear posibles fallas que signifiquen un gasto extra, y si es posible optimizarlos para sacar un máximo provecho.

Respecto al agua, debemos tener muy presente que tan sólo el 3% del agua del planeta es agua dulce y proviene de la lluvia, que aporta agua a ríos y pozos. No hay que olvidar, además, que el aumento poblacional va en alza, por lo que cada día aumentará la demanda, lo que tarde o temprano pondrá en peligro los equilibrios naturales. Sólo basta tener mejor control de cuánta agua desperdiciamos en el día a día, para poder generar un cambio.

Otra área en donde puedes modificar conductas tiene que ver con el reciclaje, que se ha convertido en una necesidad de primera línea toda vez que sabemos que nuestro país genera alrededor de 5,6 millones de toneladas anuales de residuos sólidos domiciliarios, esto es, alrededor de 1kg por persona al día. En muchos colegios ya están educando a los niños para separar basura, y emplear composteras, en el fondo es crear conciencia hoy para tener adultos responsables en el futuro.

Al parecer, todo se trataría de ahorro, eficiencia y suficiencia. Esta triada es la base para generar el cambio. Esto es, ahorro en lo que gasto; eficiencia, porque cuando todo funciona bien, el resultado es aún mejor; y suficiencia, porque no hay que olvidar nunca la simplicidad de las cosas, a veces menos es más, y en el caso de la ecoresponsabilidad lo es con mayor razón.

Eficiencia energética con reciclaje, reutilización y recarga

  • Prefiere envases y productos reutilizables (bolsas de aseo y alimentos, pilas y baterías recargables, etcétera).Deposita papel, cartón, latas, vidrios en contenedores especiales.
  • Elige un producto más grande que varios pequeños. Ejemplo, una botella de 2 litros requiere menos energía en su proceso de fabricación que 4 botellas de medio litro. Siempre resultará más económico.
  • Revisa tu refrigerador, las gomas de las puertas sobre todo. Recuerda no abrirlo mucho, y nunca guardes cosas calientes.
  • Cambia todas las ampolletas por las de ahorro de energía.
  • Siempre usa la lavadora con agua fría y trata que sea con la carga máxima.
  • Plancha toda la ropa de una vez.
  • Aprovecha la luz del día, con los vidrios despejados y paredes blancas.
  • Desenchufa los aparatos cuando no los uses, sobre todo cuando sales de vacaciones.
  • Si el agua sale muy caliente, regula la temperatura del calefont, nunca abriendo la del agua fría.
  • Apaga el calefont cuando no lo uses. La llama piloto puede consumir hasta 7 cilindros de 15 kg de gas en un año.
  • Al lavar loza, cierra la llave mientras enjabonas los platos.
  • Repara todas las gomas y cierra bien las llave cuando no la uses, así evitarás goteras y pérdida de agua.
  • Coloca lámparas en las esquinas de las habitaciones, desde ahí se puede reflejar la luz en dos paredes.
  • Si vas a lavar el auto, utiliza el agua necesaria y no dejes abierta la llave innecesariamente.
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.