“Quiero que seamos un equipo y no sea yo sola la que represente a Chile”

Elvira Quiroz.

0 113
ELVIRA QUIROZ, TIENE 30 AÑOS, ES TRADUCTORA INGLÉS ESPAÑOL, Y POSEE DISTONÍA, UNA CONDICIÓN NEUROLÓGICA QUE LE SIGNIFICA TENER CONTRACCIONES MUSCULARES INVOLUNTARIAS, PERMANENTEMENTE.

Esos espasmos, que la acompañan desde los 9 años de vida, dificultan visiblemente su forma de hablar y movilizarse, pero no son un obstáculo determinante en su vida. Esta mujer posee un liderazgo y una energía que la distinguen de los demás, porque si bien su enfermedad es considerada como una invalidante, para ella “es una condición y punto. Más que una discapacidad, es una capacidad diferente”, puntualiza.

Enfrentando el muro

Elvira conoció la escalada el 2013 y desde que descubrió que podía doblarle la mano a la distonía con este deporte entrena 3 veces a la semana en el gimnasio, además de 1 vez a la semana en roca, aun cuando posee algunas secuelas funcionales en una de sus manos producto de un atropello que le significó una licencia de cerca de 1 año.

En este mundo, el deportivo, se mueve con fluidez entre un grupo de profesionales y otros deportistas que la apoyan y entrenan simultáneamente. El muro en sí mismo, de 13 metros de altura con 380 metros cuadrados escalables, requiere de entrenamiento, seguridad y valor para ser enfrentado. No cualquiera se arroja a la empresa de escalarlo. En el caso de Elvira, el truco es que su distonía desaparece apenas pone su pie en la primera agarradera, porque su cerebro, al concentrarse tanto en elevarse, se olvida de la enfermedad.

Una mirada femenina sobre la discapacidad

Su opinión es enfática sobre el tema de la discapacidad. “El enfoque sobre la discapacidad que existe, el concepto de la lástima me carga”, explica.

Para la deportista, el tema de la discapacidad requiere una visibilización diferente. “Hemos hecho y estamos haciendo un trabajo enorme por sensibilizar el tema en un país machista. En eso estamos. No es un proyecto mío, sino de mucha gente, de muchas ONG’s, de CIMUNIDIS (Círculo Emancipador de Mujeres y Niñas con discapacidad).  Además, yo trabajo en la Comisión de Derechos Humanos, y con la mesa de trabajo del Instituto Nacional del Deporte para construir un centro de deportivo paralímpico. El objetivo es cuando vayamos al próximo mundial de paraescalada, seamos un equipo y no sea yo sola la que represente a Chile”, dice Elvira.

Considera que nuestra cultura chilena está muy marcada respecto a cómo se socializa la discapacidad. “Se da en la frase “no mire al niñito”, cuando pasa la gente a alguien con discapacidad. Eso se ha generado por la lástima y por la Teletón. En mi caso, haciendo deporte me siento bien, me siento incluida, y en la sociedad de Chile es muy complicado incluir”, explica.

Elvira tiene aspiraciones, en lo que respecta a cambiar la mirada sobre la discapacidad en el país. Por ello  participó como independiente por la campaña de Michelle Bachelet. “El paso por el Comando de Bachelet me dejó muchos aprendizajes, un bagaje increíble, de cómo se llevan a cabo las cosas”, comenta.

Le preguntamos ¿Cómo vas a representar a Chile en el Mundial? Y señala:Muchos campeones han hablado conmigo. Y todos me han dicho que disfrute. Que me dé el gusto de escalar y dar el máximo. Que no me preocupe de las medallas”, comenta.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.