Estar en pareja es una elección

0 738
AÚN HAY GENTE QUE SE SORPRENDE CUANDO ALGUIEN NO ESTÁ EN PAREJA, LOS MÁS MALICIOSOS SE PREGUNTAN QUÉ HAY DE MALO CON ESA PERSONA; Y OTROS BIEN INTENCIONADOS, INTENTAN “AYUDAR” PRESENTANDO DIVERSOS CANDIDATOS, Y SI SE LOS RECHAZA, CREEN QUE LA PERSONA ES MUY EXIGENTE, SIN IMAGINAR QUE EN REALIDAD SE SIENTE BIEN SIN PAREJA.

Una gran verdad es que estar en pareja es una elección, no una obligación.
Estar con una buena pareja es una fuente de felicidad, hay reconocimiento y respeto
mutuos, ambos siguen creciendo juntos, la relación fluye. En un amor sano no se sufre.
Lograr construir una buena relación de pareja toma tiempo de calidad, el tiempo de conocer profundamente al otro; y por sobre todo, el tiempo de conocerse uno mismo para elegir a consciencia con quién estar. La frase: “Uno no elige de quién se enamora”, es falsa, el amor verdadero, el amor del bueno, sí se elige y hace bien. No somos plumas en el viento, tenemos voluntad, una potente fuerza de voluntad.

Al no conocernos en profundidad, comenzamos a seguir caminos que no son los nuestros.
Cuántas veces hemos dicho que “sí” cuando en realidad hemos querido decir que “no”, ya
sea por miedo a incomodar, a herir o a perder al otro. Al caer en esto lo que realmente
estamos perdiendo es nuestra identidad. Decir que “no” es un derecho y un deber de cada
uno de nosotros, es autocuidado y saber poner límites.

Una pareja sana no nos obliga a renunciar a la felicidad, todo lo contrario, nos motiva a seguir nuestros sueños.

Para conocer “quién soy” es necesario darse el tiempo de probar experiencias nuevas,
atreverse a ir mas allá, confiar en las propias decisiones, actuar con convicción sin esperar
que antes se acabe el miedo, el éxito está en hacer con miedo y vencerlo en la acción.
Cuando nos sentimos completos, nos unimos a otra persona también completa y así nos
sumamos, no nos restamos.

Para disminuir la probabilidad de que te emparejes por la necesidad de llenar un vacío y no
por elección, te invito a hacerte las siguientes preguntas. En caso de dudas, cada una incluye su explicación. Te recomiendo contestar como máximo 3 preguntas al día, tómate tu tiempo de calidad.

1) ¿Qué me hace feliz?
Conéctate con lo propio y positivo.

2) ¿Cuáles son mis valores principales?
Recuerda sobre qué pilares se rige tu vida.

3) ¿De qué me siento orgullosa?
Conéctate con tus recursos y autoestima.

4) ¿Cómo sería mi vida ideal en 2 años más y qué estoy haciendo hoy para avanzar
hacia allá?
Dónde está tu objetivo y hacia dónde estás avanzando, cómo estás invirtiendo el
tiempo y usando los recursos. Por ejemplo, querer avanzar en el ámbito laboral pero
estar dedicándole más tiempo a relaciones interpersonales superficiales que no te
aportan.

5) ¿Qué me gustaría aportarle a una nueva relación?
Entrega tus virtudes en la construcción de un mundo compartido. Así como das,
recibes.

6) ¿Qué quisiera no volver a hacer en una próxima relación?
Hazte responsable de tus actos, aprende de ellos y sigue avanzando.

7) ¿Cómo imagino una relación que me haga bien?
Qué estilo de vida buscas (deportista, bohemio, etc), qué tipo de relación (más
sexual, intelectual, igualitaria, etc). Es lo requerido en un determinado momento de
tu vida y puede ir cambiando.

8) ¿Qué características positivas y negativas han tenido en común mis 3 parejas más
significativas?
Escríbelas en una misma hoja. Si no te alcanza el espacio, pega una hoja al lado de
la otra.

9) De todas esas características, tanto positivas como negativas, ¿cuáles se repiten?
Márcalas en la hoja usando distintos colores o lo que te ayude a recordar mejor esa
imagen.

10) ¿Qué me hace volver a elegir esas características positivas y negativas?
Revisa tus patrones familiares, es lo que repetimos sin pensar. Son creencias
erróneas de cómo debe comportarse cada sexo. Por ejemplo, creer que es normal
que uno se postergue y que el otro tenga “derecho” a criticar, maltratar y a ser
indiferente.

11) ¿Qué características positivas no podrían faltar en mi próxima relación?
Usa un criterio realista para no frustrarte. Recuerda que la “personalidad múltiple”
(que sea fuerte y duro pero sensible, etc) y el “príncipe azul” no existen. Estas
características irán cambiando con el tiempo.

12) De las características negativas, ¿cuáles no podría volver a aceptar?
Implica un compromiso contigo mismo, es salir de esa relación si traspasa tus límites
(violencia, falta de respeto, indiferencia, irresponsabilidad, etc). Es importante que
tengas claros tus límites antes de empezar una nueva relación, después será tarde,
el enamoramiento (o ilusión de amor) nublará tu juicio.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.