Mujeres felices a los 50 y más…

0 627

NUESTRA INFANCIA ESTUVO SIEMPRE ACOMPAÑADA POR LA IMAGEN DE UNA TIERNA Y DULCE ABUELITA. ESA QUE TE PREPARABA  CHOCOLATE CALIENTE, TEJÍA CHALECOS Y BORDABA TU NOMBRE EN EL “JUMPER O COTONA”. HOY, CIERTAMENTE ESA IMAGEN SE HA DESVANECIDO LENTAMENTE. ESTAMOS FRENTE A UNA NUEVA GENERACIÓN DE MUJERES CON MÁS DE 50; UNA QUE GOZA, QUE SE DA TIEMPO PARA REÍR, PARA LLORAR, PARA PENSAR Y SENTIR LA VIDA AL 100%.

Había una vez…una adorable abuelita sentada en su mecedora. Su mejor compañera  era su manta,  un par de palillos, un crochet y una gorrita para el frío. Esa, ciertamente era la imagen que cientos de nosotros guarda en nuestro imaginario colectivo. Hoy la realidad ha cambiado diametralmente. Nos encontramos con mujeres gozadoras, que se preocupan  por su belleza, estética y por cultivar su alma y espíritu. Es la generación de las abuelas 2.0. Por eso, en CONTACTO SALUD quisimos conocer cómo viven, sienten y disfrutan las mujeres de 50 años (y un poco más). Invitamos a un grupo de amigas que hace más de cuatro años se reúnen para compartir sus experiencias, participar de talleres de autoayuda, crear actividades solidarias y todo aquellos que se les ocurra y pase por la mente. Una hermosa tarde asoleada fue testigo  de este espacio abierto de conversación donde la risa, el humor y las ganas de contar sus experiencias  se apoderaron del entorno.

Disfrutar la vida parece ser parte de la receta mágica para que los años no pesen; sino que muy por el contrario se gocen. Los hijos, la familia, el deporte también son parte de los ingredientes-nos cuentan-. Sonia Harrison es abuela de 15 nietos y madre de 5 hijos. Su familia la llena de orgullo, es feliz compartiendo con ellos, pero es enfática en señalar que es fundamental tener actividades, sueños, proyectos, metas propias y principalmente contención de amigas. Opinión similar manifiesta, Mónica Gorigoitía “Hoy tengo la certeza que la vida no se termina a los 50. Yo antes me imaginaba que a la vieja de 50  se le acababa a la vida. Yo me preguntaba ¿qué voy a hacer cuando cumpla 50? Pero resulta que llegaron los 50, más de 50 y mira donde estoy. Me quedan muchas cosas por hacer. Yo sigo pensando que tengo que ir al gimnasio, sigo saliendo con mis amigas en bicicleta; cada vez salgo más con mi marido. Voy al teatro, al cine .Hay cosas entretenidas de la vida que uno puede seguir haciendo”.

VIVIR LA VIDA A CONCHO

Esta nueva generación de abuelas va al cine, sale de vacaciones con las amigas, se conecta a internet, chatea y hasta tiene Facebook. La edad -dicen-es cronológica no tiene que ver con el alma. No existe impedimento para volar libremente. En esto- nos cuenta- María Elena Salinas influye el que hoy  los adultos mayores existen. El adulto mayor cada vez ha adquirido un mayor protagonismo. De hecho, son varios los programas de Gobierno que apuntan a este sentido. El SENAMA, Servicio Nacional del Adulto Mayor, es el organismo encargado de velar por este importante segmento de la sociedad, esto, especialmente debido a que en los últimos 30 años, la población del país ha experimentado un proceso de envejecimiento demográfico acelerado y sin precedentes históricos. Hasta 1970, las personas mayores de 60 años representaban 8% de la población, en el Censo de 2002 aumentaron a 11,4% y cuatro años después, de acuerdo a datos de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica (CASEN) 2006, las personas mayores de 60 años alcanzaban al 13% de la población total del país. En los próximos 20 años se estima una tasa de crecimiento de 3,7% anual para este grupo etario, por lo que se proyecta una población de 3.825.000 personas de edad para el año 2025, lo que representará el 20% de los chilenos. “Yo trabajé con este segmento muchos años de mi vida, en ese tiempo, yo les hacía hincapié en lo importante que era que tuvieran un espacio. En esta edad tú haces lo que a ti te gusta, uno aprende que el ocio no es pecado. Recuerdo que una amiga me dijo un día: a mí me da vergüenza que me vean acostada hasta tarde…le dije que te importa lo que piense el resto. Yo me levanté 30 años a las 6:15 de la mañana, pero ahora si quiero me levanto a las 11 y eso es una fiesta”.

La maternidad, la crianza, la educación de los niños ya no es una tarea pendiente; muy por el contrario, cada una ya se dió el tiempo de formar ser y hacer familias. Hoy, existe el tiempo para hacer las cosas – podemos tomar el desayuno sin salir corriendo, disfrutar el jugo de naranja, respirar y leer el diario –señala María Caprile.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + 11 =