Los padres de hoy

0 682
ABUNDAN LAS BROMAS A TRAVÉS DE LAS REDES SOCIALES QUE MUESTRAN A PADRES DISMINUIDOS ANTE LA AUTORIDAD DE SUS HIJOS. LA FRASE “NO TE LEVANTAS DE LA MESA HASTA QUE TE HAYAS COMIDO TODA LA COMIDA” ES SIN DUDA PARTE DE LOS RECUERDOS DE LOS QUE SUPERAN LOS TREINTA AÑOS DE EDAD. ES INIMAGINABLE ENCONTRAR HOY A HIJOS QUE TRATEN DE USTED A LOS PADRES, Y ES MUY COMÚN VER RELACIONES ESTABLECIDAS DE OTRA MANERA, MÁS HORIZONTALES Y MENOS VERTICALES.

¿En qué etapa estamos realmente? El modelo autoritario de crianza duró siglos. Casi la historia entera de la humanidad creó hijos sumisos, obedientes, temerosos con muy pocos hijos rebelados. Pero como la historia es pendular, hoy estamos, de acuerdo a los observadores y expertos, ante un modelo permisivo, que es diametralmente opuesto al anterior.

Frente a esa diferencia, muchos padres buscan orientación para evitar los excesos. El principal objetivo es criar hijos felices, pero capaces de adaptarse al mundo que los rodea, sin sentir que su educación choca con las reglas sociales que rigen fuera del hogar. Es decir, prepararlos para un mundo exigente y en constante cambio, donde requieren ser resueltos, pero también conociendo los límites.

Esperar por lo que uno desea permite a los niños crecer. No es una crueldad hacer que tu hijo espere por un juguete que desea obtener, es una habilidad que debemos fortalecer para que él pueda entender que la paciencia es una manera también de enfrentar los problemas, y evitar la ansiedad.

Pedir en forma clara y focalizada lo que se espera del niño es importante. Es mucho más acertado decirle a un niño “no grites” que “pórtate bien”, solamente porque el lenguaje es claro y no se presta a interpretaciones. Lo mismo ocurre con la coherencia. Si el niño sabe de antemano cual será el resultado al tener cierto comportamiento, tendrá seguridad y podrá ordenar el mundo que lo rodea. Si ante un mismo comportamiento el niño recibe respuestas ambivalentes de parte de los padres, eso genera confusión en él y le quitará seguridad.

Si hay diferencias en la pareja, respecto de cómo actuar frente a cierto problema, es importante aclarar las dudas previamente. En ese sentido, es bueno involucrar a los abuelos, ya que ellos también son un referente importante en la educación de los hijos.

En cuanto a la responsabilidad, se trata de enseñarle al niño que parte de lo que sucede y le afecta, está relacionado con su propia conducta. En ese sentido, es importante mostrarles a los niños que siempre se tiene la oportunidad de elegir. Por ejemplo, respecto de la comida es habitual que cuando se le llama a comer,el niño está jugando  a la pelota en el patio y que si no come, la comida se enfriará o simplemente no podrá participar de ese momento con sus hermanos o familiares.

¿Qué debemos evitar?

 Complacencia:

La complacencia es un fenómeno en el cual el padre tiene respuestas hacia su hijo con el único fin de satisfacer los deseos de éste, sin que haya un fin educativo detrás. No se trata de mimar a tu hijo. El adulto que complace no tiene presente lo que el niño realmente necesita, y lo sitúa en el lugar de un adulto, ya que decide, ordena, da sus opiniones en asuntos de grandes.

Control:

Muchos padres sienten miedo de lo que puede ocurrir con los hijos. Esa ansiedad se manifiesta en padres híper-preocupados que controlan todo lo que ocurre con los niños. Culpan a los profesores si tienen un mal rendimiento y a los otros niños si el suyo no es invitado a cumpleaños. Ese es el reflejo de padres temerosos. Lo importante es generar autonomía y confianza en el niño. Decirle y sentir que puede hacer cosas por sí mismo y lograrlas.

¿Cómo tener autoridad?

Diariamente nos vemos enfrentados como padres a tomar diferentes decisiones que influirán en la manera como los hijos se relacionan. Por esto es que es indispensable que esa autoridad se practique. Debemos enseñar a los hijos a conocer los límites y estar seguros de las decisiones que tomamos, sin olvidar que los niños son seres autónomos y que la misión de los padres es entregarles las herramientas, el amor y el cuidado que requieren para desenvolverse por sí mismos en el mundo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.