Llave a la educación superior

Patricia Rojas de la Fuente
Especialista en Educación Diferencial U. de Chile y Magíster en Educación de la PUCV.

0 421

Los jóvenes que dieron la Prueba de Selección Universitaria (PSU),  habitualmente están más sensibles por la sobrecarga de trabajo, por la tensión, la  incertidumbre y por el estrés que genera esta evaluación, la cual abre las puertas para su ingreso a la Universidad u otro organismo de Educación Superior. Algunas consideraciones a tener en cuenta:

  • Mantener la calma, mensaje: “Hiciste tu mejor esfuerzo para lograr tu objetivo”
  • Armoniza tus aptitudes y gustos a la hora de postular, tanto a una Institución de Educación Superior como a una carrera.
  • Infórmate a cabalidad, acerca de los procesos y carreras antes de elegir.
  • En el momento de la postulación, piensa bien si la carrera de tu preferencia, es en donde te desarrollarías profesionalmente con alegría, compromiso y eficiencia.

Es importante que como padres sepamos de estos procesos con anticipación, de modo que podamos enfrentarlos como familia y apoyar a nuestros hijos. A continuación, algunas sugerencias para enfrentar la postulación:

  • Acoja y escuche empáticamente, las presiones legítimas que tienen sus hijos ante esta situación.
  • Regule las expectativas que tienen, conforme a su realidad, en cuanto a lograr todo lo que se proponen, de modo que estén preparados en caso de que no todo resulte como lo esperan.
  • Conversen el tema en familia generando espacios para compartir preocupaciones, inquietudes, ideas y sentimientos.
  • Utilice su propia experiencia en cuanto al estrés o al fracaso, para transmitir a sus hijos que las problemáticas, en cualquier ámbito, son parte de la vida y destaque que la clave para superarlas está en saber cómo enfrentarlas y manejarlas de manera adecuada.
  • Investigue y comparta las diferentes opciones de estudio que existen, contemplando universidades estatales, privadas e institutos profesionales, entre otros.
  • No le  imponga nada, no lo manipule, sólo oriéntelo.
  • Acompáñelo en su toma de decisiones, pero no lo influya ni presione.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × 2 =